Internacional

Ataque israelí contra Gaza 

Gaza. Al menos 225 personas murieron y 750 resultaron heridas ayer, hasta el cierre de esta edición, por un ataque aéreo masivo en Gaza, que supone la más sangrienta operación militar de Israel contra los palestinos en 40 años.

“No hay registrada una jornada más mortífera desde la guerra de 1967. Israel no había matado desde entonces tanta gente en un solo día”, según Moawiya Hasanie, jefe de los servicios sanitarios de Gaza y quien coordinaba la asistencia a las víctimas.

Medio centenar de aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea israelí participaron en el ataque, que se produjo poco antes del mediodía, duró apenas dos minutos y destruyó 30 edificios.

Además de la ciudad Gaza, la operación militar israelí incluyó blancos en otras localidades de la franja, como Jan Junis y Rafah, y entre las personas a los que costó la vida figuran altos jerarcas del grupo islamista Hamás.

En el ataque murieron el responsable de la Policía de Hamás en Gaza, Taufiq Jaber; el jefe de la Seguridad de Hamás, Ismail El Yabary, y el gobernador de la circunscripción de Gaza Central, Abu Ashoun.

“Fue como un terremoto, en instantes los edificios se vinieron abajo y los automóviles prendieron en llamas”, relató un testigo presencial, el comerciante Ahmed Ghannam.

La mayoría de los inmuebles alcanzados pertenecen a Hamás o son sedes de las fuerzas de seguridad del movimiento islamista, muchos de éstos situados en zonas residenciales.

Pánico y venganza

El ataque causó pánico entre la población de las áreas afectadas, y la televisión local mostró imágenes de civiles que clamaban venganza entre edificios convertidos en escombros y sembrados de cadáveres de policías con el uniforme negro de Hamás.

El bombardeo se produce dos días después de que el Gobierno israelí decidiera emprender una operación militar a gran escala en Gaza si los grupos armados palestinos proseguían con el lanzamiento de cohetes contra Israel.

Después del ataque, portavoces de Hamás anunciaron que el movimiento islamista proseguiría la resistencia “hasta la ultima gota de sangre”.

Poco después de la advertencia, los grupos armados palestinos de Gaza lanzaron 20 cohetes artesanales sobre las poblaciones israelíes aledañas a la franja.

Una mujer de la localidad Netivot murió por el impacto de uno de esos proyectiles.

El primer ministro israelí, Ehud Olmert, afirmó que “no se combatía al pueblo palestino”, sino a Hamás, y se comprometió a evitar una “crisis humanitaria” en la franja, donde viven hacinadas millón y medio de personas en condiciones míseras.

El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, no descartó que los ataques del Ejército del Estado judío en Gaza “prosigan y se amplíen si fuera necesario” en los próximos días.

EFE-AFP-AP

Reacciones

Condena árabe

Los países árabes condenaron la operación israelí, y a petición de Qatar, la Liga Árabe celebrará una cumbre extraordinaria el viernes próximo, en Doha. En Líbano, Siria, Jordania y Pakistán, manifestantes protestaron por la ofensiva del Estado judío.

Cese de violencia

La Organización de las Naciones Unidas, la Unión Europea y Rusia exigieron ayer el cese de la violencia en la franja de Gaza, donde un ataque aéreo masivo de Israel en respuesta a disparos de cohetes palestinos dejó al menos 200 muertos, y EE. UU. llamó a su aliado hebreo a evitar víctimas civiles.

Culpa a Hamás

Estados Unidos “responsabilizó a Hamás” por la nueva violencia en Gaza, luego de que ese grupo islamista rompiera el cese del fuego con Israel, declaró ayer la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice.

Represalia

Llama a Intifada

El jefe en el exilio del grupo islamista Hamás, Jaled Meshaal, llamó ayer a los palestinos a emprender una nueva Intifada (levantamiento) contra Israel y a efectuar operaciones suicidas, en una entrevista con la televisión qatarí por satélite Al Yazira.