Niño refugiado sirio fue golpeado por comer restos de comida

Un niño de 11 años, refugiado sirio, fue golpeado por el gerente de un restaurante de Estambul por comer los restos de la comida de un cliente, informó el sábado la prensa local.

Por POR AGENCIA AFP

ANKARA - Una foto que circula en las redes sociales muestra a un niño sentado en unas escaleras, ensangrentado, tras haber sido golpeado el miércoles por el gerente de un Burger King, por haber comido restos de unas patatas fritas.

Halil, que huyó con su familia hace dos años de la ciudad siria de Alepo hacia Turquía, relató que quiso comerse esos restos porque tenía mucha hambre, pero el gerente lo golpeó en la cara y le dio una patada, según informa el diario Milliyet.

Burger King declaró que el gerente fue despedido después de esta agresión.

Turquía alberga a unos dos millones de refugiados sirios, la mayoría de ellos en grandes campamentos cerca de la frontera con Siria, pero otros se han dispersado en otras partes del país, incluyendo grandes ciudades como Estambul y Ankara.