Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

69 entradas, creado el 4 Agosto 2016

Errores al dar regalos

publicado

#compras #Navidad #regalos

regalos1-1.jpgSi bien todos los meses encontramos una razón para regalar (no faltan los cumpleaños, fechas especiales o momentos únicos que despiertan en nosotros el deseo de dar un regalo a una persona), diciembre es el que más sobresale.

A fin de que ese maravilloso deseo de compartir no se vuelva un duro pesar en el futuro, debemos evitar algunas equivocaciones inconscientes que solemos cometer al regalar. Te comparto algunas de ellas:

• Dar más allá de lo que puedo. No hay razón fácilmente justificable para excederse de las posibilidades económicas. Dar un obsequio por el cual pagaremos con intereses por mucho tiempo no tiene coherencia financiera. Regala, pero acorde a tus posibilidades. Si tienes poco y muchas personas a quienes dar, piensa en alternativas más eficientes en costo, como artículos hechos por tu persona, tu tiempo para enseñar algo en lo que eres hábil, un regalo por familia, proponer un intercambio, todo lo que sea necesario para no pasarte de tus posibilidades económicas.

• Dar para evitar la vergüenza. Hay ocasiones en las cuales la razón de dar un regalo no es agradar sino evitar la vergüenza. Nos aterroriza que nuestra familia, compañeros de trabajo o amigos puedan tener una opinión negativa de nosotros si no damos un regalo o si lo que damos es de costo económico módico. No permitas que un regalo diga quién eres. Para quien te aprecia de verdad, el regalo solo es un detalle; para quien no le agradas, ni el regalo más caro del mundo hará que mejore esta percepción.

• Compararnos. Todos tenemos capacidades financieras diferentes, por lo que compararnos con otros es una carrera de la cual siempre saldremos perdedores. No debemos enfocarnos en lo que nuestro pariente, vecino o colega puede regalarle a sus conocidos, sino concentrarnos en lo que nosotros podemos hacer con diligencia financiera.

• Querer impresionar. Es curioso que cuando un niño abre regalos frente a la familia, todos están pendientes de ver su expresión y, aunque no lo digan en voz alta, quieren ser la persona que le sacó la expresión de máxima alegría. No solo queremos agradar, queremos impresionar. Si tus finanzas lo permiten, trata de hacer ambas, pero no lo hagas solo por impresionar, esto además de ocasionar presión, afecta tus finanzas y en muchas ocasiones no se consigue lo propuesto.

• Dar por presión. Todos sentimos presión de regalar en algún momento, principalmente si se trata de nuestra familia. No permitas que la presión de agradar a tu familia comprometa tu billetera a largo plazo, busca formas creativas de agradarles. Piensa más en experiencias que en cosas. En lugar de un regalo a cada quien, puedes regalar un juego de mesa que disfruten muchas veces todos en familia o bien un viaje, que traiga más memorias y menos resaca financiera.

• Dar por compromiso. Qué triste es regalar por compromiso, evalúa cuál de estos tipos de regalos puedes evitar, ya que se alejan totalmente del propósito de dar un obsequio.

Deseo terminar estas líneas con una sugerencia rápida para decidir acerca de un regalo en el contexto del mes de diciembre y la Navidad. El dar un regalo en esta fecha es una representación o recuerdo del regalo más maravilloso a la humanidad dado por Dios: el nacimiento de Jesús. Este extraordinario regalo incluyó dos elementos fundamentales: amor e intencionalidad. Bien puede ser nuestro filtro para regalar y vivir.

Espero te sea de ayuda y bendición.