Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

64 entradas, creado el 4 Agosto 2016

La ilusión de la ausencia de conflictos en la empresa familiar

publicado

#Empresas familiares #estrategia #silencio

El silencio en la empresa familiar y la ausencia de conflictos suelen ser interpretados, ingenua o deliberadamente, como una señal de que "todo va bien". Pero ese silencio puede ser una señal de alarma que no se debe ignorar.

EL SILENCIO EN LA EMPRESA Y EN LA FAMILIA

Dicen que "cuando el río suena, agua lleva". Pero, ¿y si no suena? ¿significa eso que las aguas están calmadas? No siempre. Ocurre a menudo en las relaciones entre familiares que trabajan en la empresa, que los conflictos circulan en silencio. Pueden pasar desapercibidos, pero están ahí.
empresas-familiares-1.jpg
¿Por qué surgen? ¿Conviene hacerlos aflorar? ¿Es posible prevenirlos o detectarlos antes de que se vuelvan crónicos?

Mejor no digo nada

Es paradójico que los familiares que trabajan en la empresa sean tan reacios a comunicar en momentos en que el empoderamiento, el coaching y la comunicación reciben tanta atención y capacitación, sobre todo a nivel gerencial. Los ejecutivos familiares que optan por el silencio suelen hacerlo porque sienten que el beneficio esperado de comunicar no compensa los costos, ya sean reales o percibidos. Prefieren evitar los conflictivos con los familiares o con la empresa, o sufrir algún tipo de represalia explícita o sutil, o dañar la relación con un familiar o perjudicar a otro.

Hay algunas características de la propia empresa familiar que pueden actuar como barreras a la comunicación, principalmente si los gerentes familiares muestran perfiles técnicos -administradores de empresas, ingenieros, mercadologos, financieros, economistas, etc.- y tienen una visión mecánica del funcionamiento de la empresa; si existen muchos niveles jerárquicos; si las diferencias culturales o de género entre la alta gerencia y los empleados son significativas; o si la estrategia está centrada en el control de costos.

Consecuencias del silencio


Que los familiares que trabajan en la empresa opten por callar ante situaciones en las que podrían aportar sus conocimientos o sugerencias tiene un costo de oportunidad significativo para la empresa y para la familia, que corre el riesgo de convertirse en una organización donde se impone el pensamiento único, con la consecuente pérdida que eso supone en términos de creatividad e innovación, y a largo plazo, en la sucesión del gobierno y la gestión de la empresa.

No solo se desaprovecha una información relevante, ya que los familiares ejecutivos llegan a ser quienes mejor conocen los problemas del día a día, sino que el silencio promueve que ellos mismos no se identifiquen con los fines de la empresa y no se sientan constructores de un proyecto familiar de largo plazo.

Esta desmotivación puede llevar al estrés, al absentismo, al abandono de la empresa e, incluso, a alejarse de la familia. Y puede ser fácilmente interpretada por los gerentes familiares como falta de interés, reforzando así las premisas que originan el silencio y generando un circulo vicioso.

¿Qué hacer?


Fortalecer la empresa con las opiniones y sugerencias de los empleados familiares y romper con esa "ley del silencio" requiere una serie de condiciones, de clima y de estructura, que favorezcan la comunicación multidireccional y la libre circulación de ideas. Algunas acciones son:

Comunicación descendente grupal: Dado que la comunicación es una vía de dos direcciones, los gerentes familiares deben comunicar hacia abajo, informando a los demás sobre los temas relevantes. Un chat activo de los familiares en la empresa, por ejemplo, sería una buena herramienta.

Comunicación descendente personal: Es necesario que los gerentes sean cercanos a los empleados, sobre todo si son familiares, y se muestren sensibles a sus inquietudes. Una política de puertas abiertas o dejándose ver por la empresa podría ayudar.

Diversidad. Hay que integrar equipos de trabajo diversos, con variados perfiles de personalidad, genero, profesión y experiencia, de tal forma de fomentar el diálogo y el enriquecimiento personal y profesional mutuos.

Alineación de objetivos. Los objetivos de los colaboradores familiares deben estar alineados con los de los gerentes. Para ello se debe reconocer el mérito a quien ha generado un beneficio, inclusive con una recompensa económica. Sin reconocimiento no hay participación.

Familia unida por la mejora. Reuniones con cierta periodicidad donde participen los ejecutivos familiares con el propósito de conversar y tratar de resolver problemas que han observado, podría alimentar el espíritu de familia empresaria y fortalecer la idea de construir un proyecto empresarial del que soy parte importante.

Entonces, ¿cómo esta la comunicación en tu empresa familiar? ¿los conflictos se discuten y resuelven o se hace como que no hay conflictos?