Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

68 entradas, creado el 4 Agosto 2016

Compra inteligente de un seguro de vivienda

publicado

#familia #seguro #vivienda

Las principales amenazas a proteger con un seguro para nuestra vivienda son: incendio, terremoto e inundación. La urgencia aumenta cuando nuestra vivienda se encuentra en zonas sísmicas, cercanas a vertientes de agua, o voltajes inestables.
casa-1.jpg

(Foto Prensa Libre: earth911.com)

El seguro de vivienda es uno de los seguros porcentualmente más económicos sobre el valor protegido, por lo que es bastante sensato adquirirlo. Sin embargo, ¿cómo contratarlo de forma inteligente y evitar sorpresas desagradables en el momento de necesitarlo? Te recomiendo considerar cinco elementos importantes:

1. Costo del inmueble. Cuando aseguras una vivienda debes considerar únicamente el valor de la construcción, es decir, no considerar el valor del terreno, ya que el mismo no solo no es asegurable, sino que normalmente no se verá afectado por cualquiera de las amenazas previamente descritas. Si te es difícil cuantificar el valor de tu vivienda sin incluir el terreno, te recomiendo hacer un cálculo del costo de construcción por metro cuadrado, multiplicado por los metros cuadrados de construcción de tu vivienda, esto te dará un dato bastante cercano. Muchas personas, por desconocimiento, aseguran su vivienda por el total del valor de compra sin descontar el valor del terreno, pagando de más en su seguro.

2. Estructura fija. Explicado de una forma sencilla, es todo aquello que no es pared pero que es una estructura fija a la misma, como los closets, la cocina, el baño, los pisos, las puertas, etc. Es muy importante especificar a la aseguradora las particulares de estas estructuras, ya que hay cocinas de cocinas, así como pisos de pisos. Cuanto más detalle de características y valores proporcionemos a la aseguradora, más fácil será el reclamo en el momento de realizarlo.

3. Menaje. Adicional a la estructura propia de la vivienda, tenemos dentro de ella mobiliario, equipo electrónico, etc. Todos estos bienes también son susceptibles a perderse en caso de suceder un incendio, inundación o terremoto. Si no consideramos este factor, la aseguradora nos pagará las estructuras, pero estaremos sin el recurso para equiparla nuevamente.

4. Responsabilidad civil. Son todos aquellos daños que nuestra propiedad pueda causarle a un tercero, que representarían para nosotros una responsabilidad financiera. Un ejemplo al respecto es si un tanque de gas llegase a explotar y adicional a los daños que hiciera en nuestra vivienda ocasionara daños al vecino, mismos que correrían a nuestra cuenta.

5. Gastos extras. Los daños que puede ocasionar un terremoto, incendio o inundación, además de requerir un esfuerzo económico alto, demandan también tiempo para reponerlo. Podemos tener el dinero para construir nuevamente, pero tendremos que seguir viviendo en algún lugar mientras lo hacemos. Este rubro busca cubrir todos los gastos que esto conlleve, como una cantidad de dinero para rentar una vivienda, mudanza, seguro de la mudanza, etc.

Sumado a las consideraciones anteriores, es muy importante tener presente que el propietario de la vivienda, por consiguiente de la póliza, es el responsable de demostrar a la aseguradora la existencia de todo lo dado a asegurar.

Es una práctica altamente recomendable entregar un inventario y fotografías de todo lo asegurado, idealmente al inicio de la contratación de la póliza o bien tenerlo disponible en caso de solicitar el reembolso. Cuanto más clara la información, más fácil será para la aseguradora procesar el trámite.

Te comparto un cuadro que seguramente te ayudará a pedir una cotización apropiada:
foto-blog.JPG

Si desea más información al respecto, te aconsejo escribir el correo: info@infodeseguros.com
Te recomiendo escuchas este podcast relacionado: Trascendencia financiera #13