Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

66 entradas, creado el 4 Agosto 2016

¿Cuidamos más nuestros teléfonos que nuestro dinero?

publicado

#César Tánchez #Efectivo #Finanzas personales

Revisando mi cuenta de twitter me encontré con un tweet de un amigo que me llamó mucho la atención, iniciaba con “es increíble que cuidamos más nuestros teléfonos que de nosotros mismos…”

Eso me hizo pensar la enorme importancia, que de forma consciente o inconsciente, tenemos por los teléfonos móviles al punto de estar dispuestos a exponernos a grandes peligros si nos lo quieren robar.

De hecho ya muchos podemos padecer lo que ya se conoce como Nomofobia, que es la fobia o ansiedad que nos causa dejar olvidado el teléfono móvil. Increíble pero cierto.





Profundizando este apego intenso a los teléfonos móviles, comencé a preguntarme si apreciamos más estos aparatos de comunicación que nuestras finanzas personales.

A continuación te describo 20 formas en que tendemos a cuidar más nuestros teléfonos móviles que nuestras finanzas personales. Al final puedes escribir cuantas aplican para ti.

  • Un teléfono móvil:

1. No se lo damos a cualquiera. Es curioso que cuando se trata del dinero que tanto trabajo nos ha costado ganar, no somos tan celosos de cuidarlo como lo hacemos con el teléfono móvil.

2. Estamos pendientes de que no se le acabe la batería. No solemos darle la misma importancia a generar energía a nuestro cuerpo, principalmente a través del ejercicio, buena alimentación y sueño. Cuando tenemos poca energía, es más difícil ser productivos y consecuentemente mejorar nuestros ingresos.

3. Cerramos aplicaciones que nos consumen energía innecesaria. Un dicho de antaño es que el que mucho abarca, poco aprieta. Hacemos demasiado, nos cansamos mucho y realizamos muy poco o nada. Aprendamos a tener enfoque, a renunciar a lo que nos resta energía y ser más eficientes en lo que verdaderamente importa.

4. Estamos constantemente revisándolo. Los números deben revisarse siempre, no ocasionalmente. El estar constantemente pendientes del uso que le damos a nuestro dinero nos ayudará a tener el control de nuestros recursos.
celulares-2.jpg
Getty
5. Buscamos continuamente aplicaciones que nos puedan servir, y aún mejor si son gratis. Debemos estar en la constante búsqueda de como poder adquirir nuevas herramientas para la correcta administración del dinero y crecimiento personal. Hoy en día en la web podemos conseguir mucho material de valor, ya sea pagado o gratuito como lo es este blog.

6. Lo tenemos actualizado con la última versión posible, queremos lo mejor y más reciente. ¿Hace cuanto que no nos actualizamos nosotros? ¿Hace cuanto no tomamos un curso, leímos un libro o mejoramos una destreza? El crecimiento influye directamente en nuestras oportunidades de mejorar financieramente.

7. Lo cuidamos. Compramos artículos que lo protejan, si se golpea es porque era inevitable. ¿Qué medidas estamos tomando para proteger activamente nuestras dinero? ¿Qué estamos haciendo para incrementar nuestros ingresos o disminuir nuestros gastos? Sólo nosotros somos los únicos responsables de cuidar los recursos que Dios a puesto bajo nuestra administración. ¿Qué podemos hacer para cuidar nuestra economía personal.

8. Documentamos todo lo que para nosotros es importante. Publicamos constantemente en nuestras redes sociales, fotos y principalmente selfies de todo lo relevante en ese momento. ¿Qué estamos acumulando? ¿Cosas materiales o recuerdos? ¿Es posible que en la sola búsqueda de dinero estemos dejando de almacenar lindas memorias? Una verdadera bendición es aquella que enriquece pero que no trae tristeza con ella. Tomemos un tiempo para agradecer, anotar y recordar todas las bendiciones que recibimos día con día. Una persona agradecida no puede ser triste.

9. Organizamos las aplicaciones para acceder a ellas fácilmente. Qué tan prontamente podemos tener acceso a todos nuestros registros financieros. Compromisos pendientes, tasas de interés, cuentas bancarias, testamentos, etc. Cuanto más ordenadas tengamos nuestras finanzas personales, podremos tomar mejores decisiones con la información pertinente disponible. No confíes en tu memoria, pon todo por escrito.

10. Ponemos las aplicaciones más importantes primero y las secundarias después. Es un deseo genuino y admirable luchar por alcanzar muchas metas financieras, pero debemos establecer un orden para conseguirlas. Debemos priorizar, definir que va primero y que pondremos después. Eso nos dará enfoque, mejorará nuestra concentración y consecuentemente los resultados.

11. Si no lo tenemos a la mano nos pone nerviosos. Si podemos sentir angustia de no tener el teléfono móvil en las manos, cuanto más el perder el control de las finanzas personales. No podemos darnos el lujo de permitir que otras personas o circunstancia tomen el control de los recursos que generamos. Decidamos al igual que el teléfono móvil, ponernos nerviosos cuando descuidamos nuestras finanzas personales.

12. Es quizás a lo que más le ponemos atención. Estudios indican que vemos nuestro teléfono móvil con una media de vistas superior a las 34 veces por día. Recuerda que donde está nuestro tesoro, allí también se encuentra nuestro corazón. Debemos ser muy cuidadosos en donde concentramos nuestro tiempo y atención, te animo a programar pequeños momentos durante todo el día para invertirlos en crecimiento personal, seremos mañana lo que sembramos hoy.

13. Debe estar cerca, si es posible a una un brazo de distancia como máximo. Si se presentara una persona inversionista con los recursos y capacidad necesaria para poder implementar tu idea, ¿qué tan clara la tendrías para exponérsela? Así como no nos separamos mucho del teléfono móvil, así mismo deberíamos trabajar en formas de implementar el negocio que tantas veces hemos soñado, en iniciar el libro que hemos querido escribir, en establecer el plan estratégico de pagos de deudas, etc. Cerca, cerca, cerca.

14. No podemos tener más en el teléfono móvil de lo que nos permite la memoria. Ojalá aplicara de forma automática a las finanzas personales, que fuera imposible gastar más de aquello que disponemos. Lamentablemente no es así. Debemos tomar decisiones contundentes de no excedernos nunca de la capacidad económica. Dicho de otra forma, cuando se acaba lo disponible, no se puede gastar nada más.

15. Cuando lo conectamos al internet se exponencializa. Al ser una persona creyente, estoy convencido que si nos conectamos con Dios, nuestra capacidad limitada se vuelve exponencial. Así como el internet escapa las barreras de un simple teléfono, así el poder de Dios en nuestras vidas puede abrirnos puertas que nunca pensamos eran posibles.

16. Lo usamos mucho. Ya sea que lo usemos para hablar, chatear o navegar, lo usamos constantemente. Nos hemos vuelto hábiles, en su uso. Igual sucede con el buen uso del dinero, se aprende conforme más se practica. Si bien tengo ya varios años de compartir sobre el buen uso del dinero, siempre estoy aprendiendo más sobre el tema. La única forma de volverse experto en un tema es siendo constantemente expuesto al mismo. Te recomiendo leer al menos un libro de finanzas personales al año, y de ser posible iniciar con “Más rápido y más lejos en sus finanzas”.

17. Nuestros hijos ya saben usarlo. Es curioso que niños pequeños saben manejar teléfonos, pero muy pocos acerca del buen uso del dinero. Es muy importante enseñarle a nuestros hijos a su nivel de aprendizaje los conceptos fundamentales del uso del dinero. Llegar a tal extremo que les sea tan natural el tema financiero como lo es la tecnología. No te preocupes si no has podido ser el mejor ejemplo en esta área, utiliza tu experiencia para trasladar hacia ellos el aprendizaje positivo o retador que has enfrentado y como ellos pueden mejorar o evitar.

18. Colocamos alertas para actividades relevantes. El teléfono móvil nos avisa cuando despertarnos, cuando nos saludan por las redes sociales, cuando anota nuestro equipo favorito, cuando cierra la bolsa de valores, etc. ¿No deberíamos tener también avisos para nuestras finanzas personales? Cuando estamos gastando de más, no pedimos consejo, no investigamos lo suficiente antes de abrir un negocio, etc. Definamos anticipadamente estas alertas que nos recuerden y apoyen en la toma de decisiones financieras inteligentes.

19. Lo consideramos un artículo indispensable y no un lujo.  He visto personas que no tienen lo suficiente para comer, pero si un plan de datos. Esa misma importancia debemos tener al cuidado y administración del dinero. Es indispensable para quienes tienen mucho y más aún para los que no tienen tanto. En mi experiencia he visto que las personas que son más cuidadosas de sus recursos, generalmente son las que más recursos tienen.

20. Es una prioridad de pago. Si bien es cierto que puede ser una herramienta crucial, incluso cuando hay una crisis severa (recibir una llamada a entrevista de trabajo, vender artículos en internet, hacer conexiones o alianzas, etc.), también es cierto que su importancia de pago es alta en nuestras escala de prioridades. El invertir en mejorar nuestras destrezas debe tener una importancia similar, no todo puede ser gratuito, también tenemos que invertir. El pagar por algo que nos será de ayuda, adicional a lo obvio, nos dará un sentido de aprecio y de urgencia para aprovechar aquello por lo cual pagamos.

¿Cuántas fueron positivas en tu evaluación personal? No te preocupes si contestaste SI en 20/20, lo importante es darnos cuenta que para tener unas Finanzas Personales saludables, debemos ser intencionales, así como lo somos para los teléfonos móviles.

Espero que esta reflexión nos anime a cambiar el título de “Cuidamos más nuestros teléfonos móviles que nuestro dinero?” a “Cuidamos más nuestro dinero que a nuestros teléfonos móviles.”


Espero te sea de ayuda y bendición.

www.CesarTanchez.com
Autor del libro “Más rápido y más lejos en sus finanzas”.