Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

53 entradas, creado el 4 Agosto 2016

El problema y la solución se llaman “acumulación”

publicado

#Emprendimiento #Finanzas personales

No me refiero a los programas de TV en donde las personas se dedican a acumular todo tipo de cosas compulsivamente, sino a la acumulación de decisiones que desencadenan un resultado.

Muchas veces culpamos a situaciones puntuales en nuestras vidas, o dicho de otra forma, esperamos que una situación específica transforme completamente nuestro futuro.

Te amplío mi punto: comemos una ensalada en el almuerzo e inmediatamente esperamos una baja de peso; hacemos una sesión de gimnasio y deseamos que se vea reflejada en músculo, o al privarnos de una compra creemos que se transforma nuestra economía personal.
piedra.jpg

Foto: focusmeapp.com
Aunque existen excepciones, los resultados que obtenemos de nuestras acciones provienen en su mayoría de una acumulación o serie de decisiones y no de la última acción realizada. En otras palabras, el que se rebalse un vaso no es culpa de la última gota, sino de muchas que se fueron acumulando previamente.

Entender este principio es muy importante, ya que nos da el panorama completo de acciones que se requieren para lograr los resultados que esperamos.

Veamos un ejemplo muy cotidiano: nos cuesta dormir con rapidez. No poder dormir es la última gota y usualmente la atacamos con toda nuestra fuerza usando pastillas o cualquier receta que nos compartan personas con buena intención. Podemos ver alguna mejoría, pero solo hemos atacado el resultado y no la causa del mismo. Hasta que no veamos todas las gotas dentro del vaso, nuestros resultados serán incompletos.

Continuando con el ejemplo anterior, debemos analizar todas aquellas actividades que están provocando el insomnio, como la hora en la que nos estamos acostando, el impacto luminoso nocturno provocado por la TV, celulares, grado de oscuridad de la habitación, últimos temas conversados previo a la hora de sueño, número de horas dormidas los días anteriores, etc.

Cuando pensamos en el enorme esfuerzo que requerirá tener buenos hábitos para podernos dormir antes, nos sentiremos abrumados, pero seguramente nos dará resultados sostenibles en el tiempo sin dependencia de pastillas o remedios caseros.

Igual nos sucede con el buen uso del dinero.

Nuestra salud financiera no depende de eventos puntuales, como un bono, ascenso o recibir una herencia. Depende de una serie de buenos hábitos financieros que, acumulados uno a uno, producen una buena economía personal.

Es cierto, todos queremos resultados inmediatos, queremos estar bien financieramente ya, bajar de peso ya, vernos físicamente bien ya, ser un mejor cónyuge ya, etc. ¿Ves un patrón en esta serie de afirmaciones? Sí, ¡es que todo lo queremos YA!

El problema de querer todo ya, es que nos lanza al otro extremo: no hacer nada en espera de ese golpe de suerte. Esto nos deja en manos del azar, en otras palabras, con las mismas posibilidades de ganar el premio gordo en un casino.

Si verdaderamente queremos tener las probabilidades a nuestro favor, debemos comenzar a llenar el vaso gota a gota. La primera gota en un vaso vacío resulta insignificante y hace ver como si nunca se podrá llenar, pero la consistencia en la acumulación de acciones, dan resultados exponenciales en el tiempo. Conseguir un millón inicia con el primer centavo ahorrado.

Un resultado exponencial trabaja así: si caminas 30 metros lineales, terminarás a 30 metros de distancia, pero si tomas 30 metros exponenciales ¡habrás llegado a darle 26 vueltas a la tierra!

Si la forma más segura de tener éxito radica en la acumulación de pequeños pasos, estos tres pasos te pueden ser muy útiles:

  • 01. Evalúa todas las acciones que has tomado para tener los resultados que hoy tienes

Recuerda el ejemplo del insomnio y hazlo ahora con tu situación financiera, ¿qué serie de acciones has tomado en torno al dinero para estar en esta posición?

02. Ajusta aquellas que deben mejorar

No todas las decisiones han sido equivocadas o únicas responsables de un resultado. Algunas fueron más dañinas que otras e incluso muchas fueron acertadas. El trabajo ahora consiste en hacer los ajustes necesarios para llenar positivamente nuestro vaso financiero.

03. Sé constante.

Haz un listado de “gotas de agua” que deseas tener en el vaso y agrega consciente y constantemente todas las que puedas. Si una de ellas es el ahorro, puedes tomar la decisión de ahorrar dándole énfasis a la frecuencia y no tanto a la cantidad.

La perseverancia estratégica tiene un gran poder.



Termino con esta frase de Biz Stone cofundador de Twitter:

“El tiempo, la perseverancia y diez años de intentos, eventualmente te harán ver como un éxito de la noche a la mañana”.


Espero te sea de ayuda y bendición.

www.CesarTanchez.com
Autor del Libro “Más rápido y más Lejos en sus finanzas”