Efectivo

Últimamente hemos hablado sobre:

62 entradas, creado el 4 Agosto 2016

Los hábitos que todos deberían saber para enfrentar los nuevos retos

publicado

#Empleo #Emprendimiento #Empresas #Trabajo

Se le atribuye a Albert Einstein el conocido adagio “locura es pretender resultados distintos, haciendo siempre lo mismo”.

En los diversos roles que jugamos, como hijos, hermanos, padres, madres, amigos, esposos, trabajadores, deportistas, emprendedores, estudiantes, profesores, etc., debemos atrevernos a salir de nuestra zona de comodidad. Es un imperativo si queremos alcanzar nuestros sueños y ser felices.

Esta época es ideal para reflexionar sobre los éxitos y fracasos pasados, pero principalmente es ideal para establecer objetivos y metas a futuro.

Desafortunadamente, en nuestro país estamos inmersos en un mar de inseguridad, crisis económica, y otros aspectos negativos, que demandan una consciente y particular actitud positiva, además de sólidas y diversas competencias, para alcanzar la excelencia personal, académica, laboral, y profesional en general.
retos.jpg

Foto: aempymes.org

Pero los que quieran diferenciarse del resto, aquellos que no se conforman con lo mínimo, sino que toman acciones cotidianas para alcanzar sus metas y objetivos, saben que ¡no basta con ser buenos, se debe ser excelente en todo lo que se hace!

Las personas excelentes saben que constantemente deben reinventar muchos de sus propios paradigmas, pues las variables que determinarán qué negocios crecerán y cuáles no, qué emprendimientos se sustentarán en el tiempo y cuáles se desvanecerán sin pena ni gloria, qué información es útil y cuál no, son muchas y diversas.

El imparable desarrollo de la ciencia en cada una de sus especialidades, de la tecnología con herramientas que facilitan y eficientizan la vida, más otros factores de carácter político, económico y social se combinan para replantear nuestra manera de ver y vivir la vida.

Afortunadamente, en esta realidad subyace un reto fundamental. En palabras del mismo Einstein: “En los momentos de crisis sólo la creatividad es más importante que el conocimiento”. Como personas en la búsqueda de la mejora continua debemos ser hábilmente creativos para alcanzar la anhelada excelencia. Sé que podemos hacerlo, sólo es cuestión de decidirlo y tomar acción!

“Las personas excelentes saben que constantemente deben reinventar muchos de sus propios paradigmas, pues las variables que determinarán qué negocios crecerán y cuáles no, qué emprendimientos se sustentarán en el tiempo y cuáles se desvanecerán sin pena ni gloria, qué información es útil y cuál no, son muchas y diversas”, Carlos Luna Rivara.

Sin embargo, es impresionante el alto porcentaje de personas que no logran alcanzar lo que se proponen.

Creo que parte del problema se debe a que esas aspiraciones se quedan únicamente a nivel de deseos. Y así, año con año, continúan al inicio poniéndose las metas de “bajar de peso” o “ser puntuales”, pero luego de dos o tres meses, abandonan.





Para mejorar nuestra capacidad de alcanzar objetivos, es fundamental “hilar más fino”, es decir, se requiere establecer objetivos con sus respectivas metas, recursos y fechas de cumplimiento asociadas.

Además, es necesario darle seguimiento periódico a los avances. También es recomendable priorizar los dos o tres objetivos más importantes, pues sí se definen ocho o diez, resultará prácticamente imposible poder concentrarse en lo que queremos.

Esos dos o tres objetivos clave, deben poseer una característica esencial: alcanzarlos debe traer implícito un ‘incentivo poderoso’, que nos mueva -aún en momentos de querer abandonar- a esforzarnos por su consecución.

Asimismo, los hábitos son un componente clave en la mejora continua. Lo mejor que podemos hacer cuando queremos iniciar procesos de renovación es invertir tiempo para mejorarnos a nosotros mismos como personas, y este cambio personal se logra cuando cambiamos nuestros hábitos.

Un hábito es la conjunción de tres componentes: 1) El conocimiento, 2) La habilidad, y 3) La actitud. Para convertir un comportamiento en hábito es necesario que se unan los tres componentes.

Stephen R. Covey, el famoso gurú del liderazgo y efectividad interpersonal, en su libro "Los siete hábitos de la gente altamente efectiva" propone siete hábitos de efectividad:


  • 1. Ser proactivo

Una persona proactiva no culpa a los demás por lo que le está pasando, es consciente de que fueron sus decisiones las que la llevaron donde está pero no se queda en el simple reconocimiento de sus acciones, tiene el poder para decir "estoy aquí por las decisiones que tomé, pero mañana quiero estar allá".

La proactividad se basa en guiarnos por nuestros valores, en no entregar a otros el control sobre nuestras decisiones y en trabajar continuamente en nuestro desarrollo buscando influenciar a quienes se encuentran en nuestro entorno cercano.

  • 2. Emprezar con el fin en mente

Si empezamos cada día de nuestras vidas sabiendo lo que queremos hacer y hacia dónde nos dirigimos, incrementaremos la probabilidad de alcanzar nuestros objetivos. Para desarrollar este hábito existe una herramienta: La Misión personal, que es una declaración basada en nuestros principios y valores, de manera que nos sirva de guía al momento de tomar decisiones.

  • 3. Poner primero lo primero

Una vez que se han desarrollado los dos primeros hábitos se está en posición de implementar el tercero: priorizar.

Casi todos están a la búsqueda de organizar el tiempo, pero casi nadie se preocupa por organizar sus prioridades, lo cual resulta siempre más efectivo. La cuestión es que para ser realmente efectivo, se debe poner lo verdaderamente importante por encima de lo urgente, ya que lo urgente sólo es importante para otros.

Desarrollando este hábito estaremos en capacidad de implementar nuestros planes de acción para lograr propósitos significativos.

  • 4. Pensar Ganar/Ganar

Para ser efectivos debemos pensar “ganar/ganar” en todas nuestras relaciones interpersonales. Esto implica que en todos los acuerdos que participemos debemos procurar que todos los involucrados salgan beneficiados.

  • 5. Buscar primero comprender, luego ser comprendido

Es difícil interactuar con otros, dialogar o convivir sin tener problemas, usualmente encontraremos que en la raíz de estos problemas está la dificultad de comprendernos unos a otros. El quinto hábito consiste en aprender a escuchar, en entender a los demás desde su propia perspectiva.

Si logramos desarrollar este hábito podremos no sólo evitar problemas interpersonales, sino adelantar con más agilidad los procesos con soluciones ganar/ganar.

  • 6. Sinergizar

Sinergia significa que “el todo es más que la suma de sus partes”. La creación de este hábito requiere del trabajo en equipo, el cual, cuando se basa en la confianza y en principios y valores, genera creatividad, innovación y efectividad.

  • 7. Afilar la sierra

El desarrollo de este hábito se da cuando somos capaces de hacer mantenimientos e innovaciones benéficas a los demás hábitos. Afilar la sierra significa que si nos dedicamos solamente a aserrar, sin mantener la sierra, sin afilarla, seguramente llegará el momento en que ya no podamos aserrar más.

Luego, el Dr. Covey propuso un 8º hábito: De la efectividad a la grandeza, que tiene que ver con inteligencia emocional, la sabiduría, y la capacidad de ejecución. Al final, lo importante es que cada uno encuentre la propia forma de alcanzar sus objetivos. ¡Nuevos retos, nuevos hábitos!

Carlos Luna Rivara es fundador de Corporate Governance Leaders. Embajador del emprendimiento y de la armonía familia – empresa. Speaker, columnista y bloguero. Es Doctor of Business Administration.