Internacional

Lula y Marina Silva: La izquierda lidera encuesta para 2018 en Brasil

Pese al reciente giro político hacia la derecha en Brasil, los partidos de izquierda lideran la intención de voto para las elecciones presidenciales del 2018, según un sondeo de la encuestadora Datafolha publicado este lunes.

Por Brasilia/AFP

Luiz Inácio Lula da Silva y Marina Silva ocupan los primeros lugares en la encuesta. (AFP).
Luiz Inácio Lula da Silva y Marina Silva ocupan los primeros lugares en la encuesta. (AFP).

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, del Partido de los Trabajadores (PT), y la ecologista Marina Silva, de Rede Sustentabilidade, ocupan los primeros lugares en la encuesta, elaborada tres meses y medio después de que el conservador Michel Temer sustituyera oficialmente a la destituida Dilma Rousseff en la presidencia.

Lula, correligionario de Rousseff y jefe de Estado entre el 2003 y el 2010, ganaría con un 25 por ciento de votos en caso de que los comicios fueran hoy, mientras que su ex ministra de Medio Ambiente Marina Silva obtendría el 15 por ciento de los apoyos.

La también ex senadora, sin embargo, derrotaría por una diferencia de nueve puntos porcentuales a su ex mentor político Lula en una hipotética segunda vuelta, necesaria en ese escenario.

El senador Aécio Neves, del centrista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), ocuparía el tercer lugar con el 11 por ciento de los votos, según el estudio de una de las principales encuestadoras de Brasil.

Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), obtendría sólo el cuatro por ciento de las preferencias. El actual mandatario, no obstante, ha señalado en varias ocasiones que no será candidato en 2018, cuando finalice el mandato que asumió de forma interina en mayo y oficialmente el 31 de agosto, tras la destitución de Rousseff.

Una primera encuesta de Datafolha mostraba el domingo que un 51 por ciento de los brasileños reprueba la gestión de Temer y que incluso un 63 por ciento apoya que se realicen elecciones anticipadas.

El PT, que gobernó durante los últimos 13 años bajo Lula y Rousseff, sufrió en realidad un duro descalabro en las elecciones municipales de octubre, en medio de acusaciones de corrupción.

Lula, sin embargo, sigue gozando de mucha popularidad sobre todo entre las clases más pobres, aun pese a varias acusaciones de corrupción en su contra. El mandatario debe ser juzgado pronto por cargos de corrupción, varios de ellos formulados por los fiscales de la operación "Lava Jato", que investiga una red corrupta en la petrolera estatal Petrobras.

Su partido baraja a Lula desde hace tiempo como candidato para intentar recuperar el poder en 2018, después de perderlo en el controvertido juicio de "impeachment" a Rousseff, que el PT califica como "golpe de Estado". Muchas especulaciones se centran actualmente en si la Justicia inhabilitará a Lula por el proceso en su contra.

"Lava Jato" y varios otros escándalos de corrupción han sumido a prácticamente toda la clase política brasileña en el descrédito en los últimos meses. En las últimas semanas hubo multitudinarias protestas contra la corrupción en varias ciudades brasileñas.