Manuel Villacorta

Descripción imagen
Manuel Villacorta manuelvillacorta@ya...

La pobreza infantil y la farsa oficial

Opinión

Información diversa aporta datos alarmantes referentes a la pobreza y la desnutrición que golpean severamente a la mayoría de niños guatemaltecos. Por ejemplo: El aumento constante de la desnutrición crónica en niños menores de 5 años. En la población infantil indígena se encuentran los porcentajes más altos relacionados a desnutrición y desnutrición crónica. Guatemala es actualmente el sexto país del mundo con peores índices de malnutrición infantil. En algunas  regiones rurales los índices de malnutrición infantil alcanzan el 80%. Una pobre dieta basada casi exclusivamente en tortillas de maíz, causa daños permanentes en los niños que la padecen. Cuatro de cada diez niños menores de cinco años, presentan desnutrición crónica —la que mide la altura en relación a la edad—, condición que provoca menos retención escolar, propensión a adquirir enfermedades y en casos extremos, la pérdida irreversible del coeficiente intelectual. Y si a la desnutrición infantil se agrega la ineficiencia del modelo educativo nacional, en donde sólo cuatro de cada diez niños que comienzan el ciclo primario lo culminan, es posible argumentar que el estado general de la niñez guatemalteca es deplorable, trágico e inaceptable desde todo punto de vista.

Descripción imagen
Manuel Villacorta manuelvillacorta@ya...

Después de Honduras, vamos nosotros

Opinión

Una nota de prensa emitida por el diario español La Vanguardia expresa: “El Gobierno de Honduras decretó el estado de excepción durante 10 días para frenar las acciones violentas y de vandalismo registradas en el país por el presunto fraude en las elecciones presidenciales del pasado 26 de noviembre. Honduras vive desde el miércoles por la noche una ola de manifestaciones en diferentes regiones del país que ha dejado decenas de heridos entre manifestantes y policías, además de actos vandálicos contra la propiedad pública y privada. Las manifestaciones son protagonizadas por simpatizantes de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que presentó de candidato a Salvador Nasralla y que denuncia ser objeto de un fraude electoral”. El gobierno del presidente Juan Orlando Hernández, aspirante a la reelección y contendiente del candidato opositor, Salvador Nasralla, puso en vigor la suspensión de garantías. El diario guatemalteco Prensa Libre en su editorial del pasado sábado titulado “Honduras ha dado un paso atrás”, expuso tajantemente lo siguiente: “Si las autoridades electorales hondureñas intentaron beneficiar al actual presidente Juan Orlando Hernández, cuya reelección por un margen mínimo parece inminente, le han causado un enorme daño no solo a él, sino al país entero, porque dicho triunfo se produciría después de un atraso de casi una semana en dar los resultados totales, con lo cual queda en duda la credibilidad de todo el sistema”. Posteriormente el editorial referido expone sin reservas lo siguiente: “Honduras vuelve a ser el reflejo de un país tercermundista, donde una camarilla de políticos, empresarios y funcionarios deshonestos se muestran capaces de manipular un proceso electoral con el único objetivo de enquistarse en el poder, lo cual es la principal causa de las violentas manifestaciones desatadas en los últimos días”.

Descripción imagen

Carta abierta al ciudadano rebelde

20/11/2017 Opinión

Déjame expresarte algo, con profundo respeto y especial aprecio. No es este un mensaje subversivo o anárquico. Es una secuencia de ideas producto de nuestro diario vivir. La rutina de tu vida parece una condena —en confianza— sé que estás de acuerdo. Has renunciado a tus propias decisiones. Crees que todo está escrito y que tu designio es engancharte como vagón a una locomotora fría e implacable que te llevará a donde quiera, sin preguntarte. Has aceptado que “otros” decidan por ti. Deciden por quienes habrás de votar; deciden qué tasa de interés habrás de pagar por un mísero crédito; deciden si te enjuician o no, por no poder pagar en tiempo tus impuestos; deciden si puedes o no tener acceso a un DPI; deciden si te autorizan un pasaporte o si te hacen esperar porque están “agotados”; deciden si pasas o no por una calle o avenida, porque la procesión, la maratón, la obra tosca de pavimentación o la manifestación más ocurrente están vigentes. Ellos, los que deciden, han supeditado a una partidocracia corrupta para que emita una parafernalia de normas absurdas. Y que deberás cumplir. Nadie te pregunta si estás de acuerdo o no. Sabes que una lúgubre institución llamada congreso, está habitada por la inmoralidad y el delito consumado, pero aun así, aceptas que un cuerpo sin moral decida que leyes deben decretarse y cuando deberás cumplirlas.

Descripción imagen

La ruta política de nuestro pueblo

30/10/2017 Opinión

Guatemala vive la peor crisis de su historia. Admitirlo para pactar todos por un cambio inmediato y radical es imprescindible. Nuestro sistema político se convirtió en el más corrupto y disfuncional de toda América Latina. El modelo económico sigue basado en la exportación de productos agropecuarios y dependiente de un factor externo volátil como son las remesas familiares. Nuestra cultura se ha ido degradando severamente, la mayoría de la población rechaza la educación sistemática; tanto el sistema educativo público como el privado son la mayoría de veces incompetentes, entre la vulgarización y la cultura del espectáculo perdimos nuestras raíces y renunciamos a los objetivos sociales fundamentales. Nuestro país se atomizó, se fragmentó, perdió la bitácora y navega hoy entre la incertidumbre y un miedo colectivo que se expande.

Descripción imagen

La pobreza mata: ¿y a quién le importa?

23/10/2017 Opinión

Hace algunos meses Iván Velásquez comisionado de la CICIG, expresó que el sistema de justicia de Guatemala fue creado precisamente para que no funcionara. En otra oportunidad recalcó que de 100 delitos que se comenten en el país, 95 quedan en la impunidad. Nadie que conozca Guatemala puede negar lo anterior. Precisamente por ello he argumentado que Guatemala es un Estado fallido para las mayorías de nuestro país, pero que es un modelo perfecto para las mafias seculares que han delinquido evadiendo impuestos, pagando salarios miserables y cooptando el Estado. Mafias que se han especializado en el tráfico ilegal de drogas, lavado de dinero y contrabando. La degradación de lo que pudo ser nuestro Estado de derecho y nuestro modelo económico nacional, ha permitido ciertamente el enriquecimiento ilícito y vertiginoso de una minoría inescrupulosa, mientras millones de guatemaltecos se debaten en una miseria aberrante e inaceptable.

Descripción imagen

Corrupción política: todos somos responsables

09/10/2017 Opinión

Si el siglo XX fue identificado como la plataforma de los derechos humanos en todo el mundo, el siglo XXI debería ser considerado como el espacio temporal para las obligaciones humanas. Hay derechos inalienables fundamentales: el derecho a la vida, el derecho a la libertad, el derecho a la organización social y el derecho a la propiedad. Pero curiosamente poco se considera que alcanzar y consolidar esos derechos, implica ganarlos a partir de cumplir con una serie de obligaciones. El ser humano generalmente prefiere exigir derechos y evadir responsabilidades.  Haré énfasis en lo referente a nuestros derechos y obligaciones políticas. De 1986 a la fecha, lejos que la denominada transición política nos transportarse a un estado democrático, lo que ocurrió fue la espectacular consolidación de una partidocracia corrupta que asaltó sin piedad el poder público para enriquecer a financistas y financiados, se degradaron las instituciones estatales y el ciudadano quedó burlado. Pero realmente en todo ello: ¿No tenemos una alta cuota de responsabilidad todos los ciudadanos que sin ser corruptos no participamos en política, dejando el espacio libre para que criminales disfrazados de políticos asaltaran el poder? Porque un pueblo que durante 30 años acepta la vigencia de gobiernos corruptos —electos mediante rituales perversos y periódicos— no es precisamente un pueblo víctima, realmente es un pueblo cómplice. En todo este tiempo hemos enarbolado siempre nuestros derechos políticos, pero hemos simultáneamente evadido nuestras responsabilidades políticas.

Descripción imagen

El derecho popular a una nueva Guatemala

18/09/2017 Opinión

La historia según Eric Hobsbawn es una secuencia de sucesos cuyo perfil siempre será temporal porque su dinámica propia no le permite finales. O como explicó Gabriel García Márquez, atrás de una historia, siempre había otra historia. La población guatemalteca representada en personas y grupos comprometidos con el cambio estructural que nuestro país reclama está agregando páginas memorables a nuestra historia nacional. El recién pasado 15 de septiembre para muchos fue, por fin, una fecha para celebrar. No por tratarse de rememorar una independencia consumada por los criollos ante los representantes de la corona española, en donde nuestra población, como ha sido recurrente a lo largo de los siglos, fue simple espectadora. Este último 15 de septiembre evidenció el compromiso de miles de guatemaltecos que en muchas plazas del país, bajo la lluvia y la presión de autoridades siempre inquisidoras, denunciaron mediante una voz colectiva y al unísono, su rechazo a la partidocracia corrupta, al sistema y a sus ya desprestigiadas instituciones. Hombres, mujeres, niños y ancianos levantaron sus manos y sus proclamas exigiendo una nueva forma de hacer política, instituciones democráticas y un rechazo radical al cáncer de la corrupción, la impunidad y la cooptación del Estado.

Descripción imagen

De un error fatal a la esperanza nacional

28/08/2017 Opinión

La lucha frontal en contra de la corrupción y la impunidad, encabezada por CICIG y el MP, tenía que crear reacciones diversas provenientes de personas e instituciones acostumbradas a operar amparadas en la ilegalidad y el delito. En sus inicios, estas manifestaciones se hicieron visibles debido a la habilidad de abogados e implicados para retrasar y bloquear los procesos penales, sea a través de abuso del recurso de amparo o la recusación de jueces, entre otros.  Paralelo a ello, fue surgiendo una especie de lealtad delictiva que ha unido a diferentes actores en contra del proceso de depuración institucional, fundamentalmente algunos políticos y empresarios, quienes aún sin conocerse se identificaron entre sí por ese eje transversal que los cruza de pies a cabeza: el irrespeto a la ley y su naturaleza delictiva.

Prensalibre.tv

Videos de Portada