separación

Descripción imagen

Crisis humanitaria mueve a gobiernos

Opinión

La despiadada política de tolerancia cero impulsada por Donald Trump ha estremecido los cimientos de varios gobiernos porque desnudó la más inhumana faceta a la que puede llegar la tozudez de funcionarios y políticos capaces de emprender las acciones más repudiables para castigar a quienes huyen de la violencia y la pobreza.

Familias unidas

Opinión

Antes de que Donald Trump tomara el poder, ya la Casa Blanca usaba prácticas crueles, inhumanas e innecesarias, contra los migrantes capturados en su frontera sur. Tortura moderna, básicamente. Creyeron que con ella, disuadirían a los centroamericanos de ingresar a su país. Métodos que tal vez no mostraban la sanguinolencia de las prácticas que conocimos en los libros de historia —caballos tirando de las extremidades, gotas de agua perforando los cráneos—, pero que sin duda, buscaban también el mismo propósito infrahumano de la tortura: infligir, causar un dolor físico o mental semejante, con tal de obtener un fin contrario a la voluntad del torturado. Antes de Trump, ya el Departamento de Seguridad Interna sometía a los migrantes capturados a martirios repudiables. De lo que trascendió, les daban comida podrida; a veces, engusanada. Les trasladaban entre centros de detención, repetidas e indeterminables veces, para quebrantar el alma que desea libertad. Y bajaban el termostato en las prisiones, a niveles casi insoportables para el cuerpo humano. En imágenes, se ve a los jóvenes capturados enconchados, tirados en el piso, paralizados, tapándose apenas con una fina sábana de aluminio. No decían al capturado cuánto tiempo duraría el sufrimiento. ¿Una hora más? ¿Dos? ¿Un día más de frío? ¿Una semana? … ¿Aguantaré? El propósito era disuadir el próximo intento de cruzar la frontera. Cuando uno habla con los migrantes retornados, inevitablemente pierden la mirada al hablar de esos cuartos fríos, a los que infamemente llaman las “Hieleras”. Pero esa baja faceta de la especie humana, durante los años de Barack Obama, por lo menos decidió respetar a los niños, cuando estos eran capturados junto con alguno de sus padres. Les mantenía unidos.

Descripción imagen

Nos divorciamos... ¿y los niños?

21/09/2016 Salud y Familia

Con el mediático divorcio de Angelina Jolie y Brad Pitt, surgen dudas sobre cómo tomarán la separación sus hijos (tres adoptados y tres propios), para lo cual se necesita madurez de parte de los padres para que este transcurra de la manera menos traumática posible. No hay que olvidar que en la actualidad uno de cada dos matrimonios que termina en divorcio tiene niños.

Descripción imagen

Rositas siguen con buena recuperación

08/10/2015 Comunitario

Las hermanas Ana Rosa y Aída Rosalina Castro Chacaj siguen evolucionando de una forma favorable en el Hospital Roosevelt, donde el pasado 29 de septiembre fueron separadas a través de un proceso quirúrgico.

Prensalibre.tv

Videos de Portada