tejedora

Descripción imagen
Paulo Alvarado presto_non_troppo@yaho...

Un mundo paralelo, un mundo invisible

Opinión

Como una cuerda de resonancia, una semana después de concluido el festival de arte de pueblos originarios (que comentábamos en la entrega anterior), el día 26 del pasado mes de noviembre se llevó a cabo un evento en el que nuevamente se congregaron poetas, cantautoras, músicos y tres generaciones de atentos espectadores. Esta vez, el objetivo era rendir un homenaje artístico a las tejedoras mayas de Guatemala; un tributo a esas mujeres que no solamente tejen huipiles, chales y perrajes, sino la historia y la tradición de los pueblos; un reconocimiento a una cultura y a una sabiduría que se plasman y se transmiten por medio de hilos de colores intensos, multiplicidad de imágenes en tela y una simbología tan poderosa como hermética.

Descripción imagen
Mario Antonio Sandoval

La valorización de los huipiles

Opinión

ENTRE LOS CAMBIOS NOTORIOS en la sociedad guatemalteca, pero no suficientemente valorizados, se encuentra el uso de las vestiduras indígenas y, en general de todo tipo de tejido hecho realidad por la inventiva de miles de artesanas anónimas. Luego de decenas de años de no haber descubierto la belleza de estas prendas, los huipiles comenzaron a ser usados por algunas mujeres extranjeras lo cual inició una tendencia similar en las mujeres ladinas guatemaltecas. Eso inspiró al recordado pintor y cuentista Marco Augusto Quiroa, quien solía decir la picante frase “el huipil es una prenda indígena que se ponen las mujeres ladinas para parecer gringas”.

Prensalibre.tv

Videos de Portada