Hemeroteca

Adrián Recinos, reintérprete del Popol Vuh

El 5 de julio de 1886 se recuerda el nacimiento del connotado guatemalteco Adrián Recinos, político, historiador, ensayista, diplomático y traductor guatemalteco.

Por Por: Hemeroteca PL

Copia del original del Popol Vuh, en el museo de la Universidad Francisco Marroquín. (Foto: Hemeroteca PL)
Copia del original del Popol Vuh, en el museo de la Universidad Francisco Marroquín. (Foto: Hemeroteca PL)

Fue un gran estudioso de la historia nacional. Entre sus aportes destacan principalmente estudios de la civilización maya y de los antiguos manuscritos mayas quichés y cakchiqueles.

Nació en Antigua Guatemala el 5 de julio de 1886 y falleció en Guatemala el 8 de marzo de 1962.

A continuación se presenta una nota del 5 de julio de 1952, publicada en Prensa Libre en la página 3. En ésta destaca el trabajo académico de Recinos de la nueva traducción y estudio antropológico del Popol Vuh.

Recinos dio una nueva traducción e interpretación al singular libro quiché, que fue escrito entre los años 54 y 58 del siglo XVI.

La diligencia del padre Francisco Ximénez, uno de los cronistas de la Colonia, dio con los originales del repetido libro y lo tradujo, bajo la preocupación obligada de sus personales creencias religiosas y sin mayores responsablilidades de otros materiales.

Adrián Recinos, el gran intelectual, en 1944. (Foto: Hemeroteca PL)
Adrián Recinos, el gran intelectual, en 1944. (Foto: Hemeroteca PL)


La obra del franciscano se mantuvo cien años en las regiones de lo inédito, hasta que, a mediados del siglo pasado el doctor Scherzer lo llevó́ a la imprenta en Viena, Austria.

Poco tiempo después, el abate Brasseur de Bourbourg dio por su parte una traducción francesa del libro del padre Ximénez.

Deficiencias

Estas dos traducciones que adolecen de sustanciales defectos, por lo que aseguran los entendidos, movió, sin embargo, el sentido de la investigación del profesor Rafael Girard, que había dedicado más de treinta años de su vida a las investigaciones indígenas.

Iglesia de Santo Tomás, Chichicastenango, donde Ximénez habría encontrado el manuscrito del Popol Vuh. (Foto: Hemeroteca PL)
Iglesia de Santo Tomás, Chichicastenango, donde Ximénez habría encontrado el manuscrito del Popol Vuh. (Foto: Hemeroteca PL)


Ofrecía una nueva interpretación del Popol Vuh, en condiciones que marcaban una interesante trayectoria y colocaban a Guatelmala como la cuna de las civilizaciones, una situación de la geografía espiritual, como la que tiene en la Geografía de la Tierra.

En lo personal y allá en nuestros escarceos de historia nacional, que las primeras noticias que se tuviéron de la existencia del Popol Vuh, las había dado don José Milla, en su estudio preliminar de la Historia de la América Central.

Don José, para rehacer la relación de los sucesos precolombinos , adoptó la traducción del padre Ximénez. Alude en forma precisa que se trataba de una interpretación de la historia antigua del Continente, sirviendo de fondo ciertos recursos de embellecimiento de los cuales duda el mismo don José que aparezcan en los originales indígenas.

Fraancisco Ximénez, primer traductor del Popol Vuh. (Foto PL: internet)
Fraancisco Ximénez, primer traductor del Popol Vuh. (Foto PL: internet)


Importancia

Para nuestra finalidad en esta breve referencia, cabe señalar la importancia que se da al libro quiché, como fuente histórica, hilo que lleva a mayores profundidades, hasta formularse la declaración del señor Girard de ser el documento más antiguo de las relaciones sobre la humanidad.

Después de las referencias de don José Milla, sobre las cuales pasamos con la ligereza del estudiante de segundas letras, leímos la edición que hiciera la voluntad del presidente salvadoreño, doctor Quiñónez Molina, de la traducción al español del libro publi-cado por el abate Braseur de Bourbourg, así como una nueva copia de la traducción anterior del padre Ximénez; todo con un generoso deseo de divulgación que animara al gobernante salvadoreño.

Representación de Xibalbá en el Popol Vuh. (Foto: Hemeroteca PL)
Representación de Xibalbá en el Popol Vuh. (Foto: Hemeroteca PL)


Más tarde nos enteramos de los estudios del Director de las religiones precolombinas, Dr. Raynaud, y en cuya empresa interviniera nuestro paisano Miguel Angel Asturias. Citamos estos detalles, porque se advierta el interés creciente que estimulaba el libro quiché, dijo Recinos.

Más tarde, por el año de 1927, José Antonio Villacorta, asociado de un quicheleno de origen, entendido en el idioma de sus mayores y con particulares aptitudes espirituales, don Flavio Rodas, publicaron una nueva edición del manuscrito de Chichicastenango, agregando la fonética del mismo trabajo que, aun cuando los entendidos señalaran más tarde defectos o equívocos, el cual debía considerarse como un encomiable esfuerzo, dirigido a donde ya se va con pasos seguros y sobre terrenos más firmes.

Después de la obra consumada por Villacorta y Rodas, Recinos se encontro en la Biblioteca Newberry de Chicago, la primera versión dada por el padre Ximénez del Popol Vuh y estimulado Recinos por las existencias de preciosos documentos en la citada biblioteca emprendió una nueva traducción del original, que salvara las preocupaciones del padre Ximénez y las arbitrariedades del abate francés. Así, la bibliografía se enriqueció con esta nueva interpretación, levantada sobre una traducción hecha con mayores recursos de conocimiento y valor de lo escrito hace cuatrocientos años.

Abate Charles Brasseur de Bourbourg. (Foto PL: internet)
Abate Charles Brasseur de Bourbourg. (Foto PL: internet)


Fuente histórica

El Popol Vuh es rama fundamental de la historia, maya-quiché. Recinos dijo que era un volumen de más de cuatrocientas páginas y venía navegando bajo la bandera del profesor Rafael Girard, conocido investigador de la historias indígenas y apreciado en los mundos de la ciencia indigenista, como uno de los laborantes más entendidos.

Se comprende fácilmente que este nuevo aporte a la ciencia indigenista sería de la mayor resonancia.

Nos apresuramos a dar esta información a manera de estímulo para quienes tienen aficiones y capacidades en este ramo tan importante. Se acude a fuentes diversas que antes no se presumían. Se disipa la nebulosa que cubría los tiempos anteriores a la llegada de los españoles y el guatemalteco, sin presunciones enfermizas, debia considerar su pasado, que forma el arranque de las tradiciones, capaces de formar un concepto elevado de patria.

Palo volador, mencionado en el Popol Vuh. (Foto: Hemeroteca PL)
Palo volador, mencionado en el Popol Vuh. (Foto: Hemeroteca PL)


El Popol Vuh es un libro cuyos alcances han sido apreciados en tantas variantes, llevándolo desde la simple relación de las tradiciones del pueblo quiché, con relaciones de sus creencias religiosas, éxodos y conformaciones sociales, hasta la interpretación máxima de lo que constituye la base de la civilización en sus aspectos actuales.

----

A más de 60 años de la interpretación de Recinos, el Popol Vuh sigue siendo uno de los libros más enigmáticos del Nuevo Mundo, porque se ha comprobado la existencia de muchos lugares reales vinculados con su existencia.

La creación según la mitología del Popol Vuh. (Video: tomado de Youtube)