Le ojralk'wal q'ij, kada k'exo' le cholb'al q'ij pa junwinaq jun rech ik' diciembre (K'iche')



//Por José Yac Noj (Maya K'iche')//



A los Mayas nos llaman Hijos del tiempo, nuestras abuelas y abuelos les interesó mucho el tiempo y estuvieron observando los movimientos del sol, de la luna, de las estrellas. Construyeron centros astronómicos para registrar estos fenómenos. Llegaron a tal exactitud que al final terminaron su obra con los fabulosos calendarios: El cholq'ij (260 días) Calendario Sagrado o Lunar, el Chol Ab' (365 días, Calendario Civil o Agrícola), el Choltun (Calendario de la Cuenta Larga). Con el Cholq'ij llegaron a sintetizar en 260 movimientos las trece energías y los veinte Nawales (13:20) portentoso trabajo de espiritualidad, ciencia y tecnología. Que la NASA y científicos connotados dicen que verifican la exactitud de dichos portentos con tecnología sofisticada, que nuestros ancestros utilizaron la tecnología propia para sus cálculos.

-

Uno de esos calendarios es el de la cuenta larga, que son los 13 B'ak'tun que precisamente, termina un Oxlajuj B'ak'tun y empieza otro.

-

Nada mas y nada menos, que tenemos la suerte de vivir en este tiempo en que se da ese cambio, debemos de sentirnos dichosos de poder ser testigos de este cambio de ciclo, pero más que testigos, es vivenciar ese momento para un cambio de actitud, un cambio de vida, para ir buscando el Raxalaj K'aslemalil, la Plenitud de la Vida.

-

El mensaje que nuestras abuelas y abuelos nos dejaron es esto: que sin importar el tiempo ni el espacio, ni la generación en que estemos ubicados, lo mas importante es no olvidar que en la creación de la mujer y el hombre de maíz, tal como lo describe nuestro libro sagrado PopolWuj, es que el ser creado y el ser esclarecido, debe saber agradecer por todo, empezando por su creación misma, y luego el respeto a todo lo que existe, porque todo tiene vida.

-

Sentir y entender que es parte del todo, al ser parte del todo, no es más que los demás; entonces, es aquí donde debe entender que tiene que estar en una relación equilibrada y armoniosa con el todo. Una de las formas de estar en equilibrio y armonía, es tener esa conexión, que por muchas razones, muchos lo hemos perdido. Al restaurar la conexión, entonces empezaremos a subsanar todas nuestras relaciones, empezando con respetar todo lo que tiene vida y agradecer por todo lo que se nos ha dado.

-

Restaurar la conexión, significa reconocer que tenemos un Creador y Formador que según nuestro Popol Wuj, fuimos creados de Maíz por las nueve molidas que realizó la Abuela Ixmukane, al tener esto muy claro, se hace presente nuevamente ese ser esclarecido, que ve lejos y cerca, ese tercer ojo que hemos perdido, al mirar claro, nos damos cuenta que somos tan pequeños, pero somos grandes a la vez; por el mismo hecho que somos el Macrocosmos y el microcosmos, entender que la Madre tierra es realmente nuestra Madre, que nos alimenta y nos protege, esto hace que nosotros debemos también cuidarla.

-

En nuestras comunidades aún se conocen y se viven estos dos valores primordiales: El respeto y el Agradecimiento.

-

El Respeto: debemos reconocer que se ha ido perdiendo, pero es nuestra obligación el de rescatarlo y vivirlo nuevamente. El respeto a todo, se manifiesta en actitudes cotidianas, pero más el respeto a las ancianas y ancianos. En algunos lugares, aún se saluda a los mayores besándoles la mano, o ellos imponiendo las manos en la cabeza de las niñas y los niños, como un signo de transmisión de energía, porque en nuestra cosmovisión también se maneja que todo es energía y la energía se transmite. Esto se puede ver en las familias, como se respetan entre generaciones, las niñas y los niños respetan a sus mayores, madres, padres, abuelas y abuelos, y hermanas y hermanos.

-

Otro de los valores es el Agradecimiento: a muchas personas que no son de nuestra cultura, les parece extraño que nosotros por todo agradecemos. Nuestro libro sagrado está cargado de muestras de este agradecimiento, al ser creado el hombre y mujer de maíz, la característica principal y lo que valió para que el Creador y Formador estuviera satisfecho de su creación, es que el ser creado, agradeció.

-

El agradecimiento se manifiesta en reuniones familiares y comunitarios, al tomar los sagrados alimentos, los comensales son invitados a comer y se agradece por su presencia, y todos agradecen entre todos. El agradecimiento también se manifiesta en la comunitariedad, en la colectividad, la solidaridad y la ayuda mutua, porque todos sienten que se deben a todos y por eso hay que agradecer.

-

En síntesis, estos dos valores si se retoman y cada persona como Junwinaq persona completa y base del sistema vigesimal, cada familia y cada comunidad lo hace, estamos seguros que la humanidad tomará otro rumbo hacia lo positivo, porque la ausencia de estos dos valores es lo que ha hecho que la humanidad este en tantos problemas, que no sabe cómo solucionarlo.

-

Una invitación pues para conocer más sobre estos dos valores, vivenciarlo en lo personal y en lo comunitario y como pueblos y naciones del mundo. Así se encontrará sentido a esa fecha 21 de diciembre como finalización de un ciclo y comienzo de otro. Como un nuevo amanecer para nuestro Pueblo, empezando con mucha energía un nuevo B'ak'tun, buscando cada quien la Plenitud en su Vida, que es la felicidad y la paz.

-

Kink'amowaj kamul oxmul. Agradezco dos y tres veces.

-

Publicación hecha gracias al apoyo de la Editorial Cholsamaj.

Sobre este plog

Sobre este espacio

Especialistas invitados por Prensa Libre muestran sus puntos de vista sobre los temas más importantes relacionados al fin del ciclo maya.

Sobre este plog
Cirilo Pérez Oxlaj

Es un honorable Ajq'ij o guía espiritual maya de la décimotercera generación K'iche'. Desde temprana edad fue reconocido y practicó los valores mayas heredados de sus abuelos y padres, lo que le llevó a ser un mensajero de su pueblo.

Elisa Mencos

Es miembra del Departamento de Curaduría del Museo Popol Vuh. Licenciada en arqueología, egresada de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Actualmente cursa una Maestría en Museología. Se especializa en metalurgia prehispánica.

Lolmay Pedro García

Maya-kaqchikel, linguista con estudios sobre epigrafía. Presidente de la Comunidad Linguística Kaqchikel de la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala (ALMG). En la actualidad dicta conferencias sobre el Oxlajuj B'aqtun, desde un enfoque matemático maya y de epigrafía.

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.