Registrarse ¿Por qué registrarse?

Con tu usuario podrás:


- Ingresar al visor de la edición impresa
   de Prensa Libre

- Comentar cada nota publicada
   *ver términos y condiciones de uso
   del portal

- Obtener beneficios y promociones
   para usuarios registrados de
   Prensalibre.com


Olvidó su contraseña?

17/06/12 - 00:00 Chimaltenango

Tesoro queda en el olvido

El agricultor Julián Sirín, originario de la aldea Los Cerritos, Patzicía, Chimaltenango, comenzó en el 2002 la excavación para un pozo ciego y encontró varias piezas arqueológicas que le cambiaron la vida, ya que desde entonces algunos turistas nacionales y extranjeros visitan el lugar, que las autoridades ofrecieron convertir en un lugar ceremonial, pero ha quedado en el olvido.

POR JOSé ROSALES

“Tomé la decisión de abrir un pozo, pero no pude cavar más de tres metros, ya que me topé con una superficie rocosa”, recuerda Sirín.

“No entendía lo que sucedía, por lo que nuevamente intenté meter la pala a los lados de la piedra, para averiguar de qué se trataba”, relató.

“Me llevó dos semanas bordear el objeto y extraer la tierra que lo cubría, y mi sorpresa fue encontrar un altar maya que mide un metro de alto por metro y medio de largo. Tiene dos cabezas de serpiente en los extremos y, según algunos expertos, data de unos mil 200 años”, refirió Sirín.

El guía espiritual Feliciano Acual indicó que descubrimientos como este no deben ser casualidad en Los Cerritos, una aldea ubicada en el sitio arqueológico Cakhay, un centro élite del período Clásico Tardío, ya que sus habitantes en la pasada década encontraban vestigios mayas como cerámica, vasijas y piedras de moler.

“Muchas familias de Los Cerritos guardan piezas arqueológicas que se enmarcan en la historia de esta área kaqchikel. Aparte de ello todavía se pueden observar nueve montículos que han pasado inadvertidos a entidades como el Instituto de Antropología e Historia (Idaeh”, dijo Acual.

El propietario del terreno donde fueron hallados los vestigios arqueológicos refirió que, debido a las constantes visitas de propios y extranjeros, hace unos cinco años tuvo que construir un perímetro para resguardar la piedra y hacer una división entre esta y su casa.

“El año del hallazgo, personal del Idaeh, antropólogos y arqueólogos venían continuamente y ofrecían convertirlo en un lugar ceremonial, pero a la fecha todo sigue igual”, expuso Sirín.

La vecina Flora Acuta indicó que este sitio es visitado por unas 50 personas cada mes, pero si fuera administrado por alguna institución tendría más promoción.

El visitante Joel Apén afirmó que hace unos dos meses tuvo la oportunidad de viajar a esta aldea y quedó sorprendido al observar las piezas en la vivienda de Sirín, pues, además del altar, hay una cabeza de serpiente con rostro humano, vasijas, puntas de lanza y piedras de moler.

El alcalde de Patzicía, Francisco Macú, informó que en este poblado no se cuenta con organizaciones que se dediquen al turismo, por lo que lugares como este no se dan a conocer y pasan desapercibidos.


Más noticias de Chimaltenango

Herramientas

Tags

Videos

multimedia

© Copyright 2012 Prensa Libre. Derechos Reservados.

Se prohibe la reproducción total o parcial de este sitio web sin autorización de Prensa Libre.