Alta Verapaz

Cobaneros festejan con orgullo patrio el Día de la Marimba

Los integrantes de la Asociación Amigos de la Marimba de Cobán conmemoraron su 18 aniversario y celebraron el Día de la Marimba con un evento cultural anticipado en el parque central de esa ciudad.

Por Eduardo Sam

Al evento asistieron decenas de niños y jóvenes quienes disfrutaron de las melodías del instrumento musical a cargo de Teclados Ordoñez. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
Al evento asistieron decenas de niños y jóvenes quienes disfrutaron de las melodías del instrumento musical a cargo de Teclados Ordoñez. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

A la celebración asistieron decenas de niños y jóvenes de la asociación, quienes disfrutaron de las melodías del instrumento musical a cargo de la marimba Teclados Ordoñez, y presentaron un baile.

También asistieron cofrades y mayordomos, así como invitados especiales, padres de familia y turistas, quienes con respeto y patriotismo disfrutaron del emotivo sonido de las teclas.

Magaly de Lucas, fundadora de la asociación, dijo que con los 18 años que tienen de enseñar a bailar marimba a niños y jóvenes de Alta Verapaz, han escrito una historia en promoción del instrumento autóctono.

“Sabemos que la celebración del instrumento musical es el 20 de febrero, pero decidimos adelantarlo. Buscamos engrandecer nuestro país a través del baile y ejecución de la marimba. Nos sentimos orgullosos porque nos invitaron a participar en el Festival Folclórico Nacional, por parte de la Municipalidad de Cobán”, indicó de Lucas.

Añadió que cada año atienden a unos 200 niños y jóvenes, además reciben visitas de profesionales que se recuerdan su paso por la asociación, y cómo que les ayudó a valorar nuestras raíces.

La asociación también fue homenajeada, agregó de Lucas, como Embajadores de la Cultura de Cobán por la comuna, cuando cumplió 15 años, por lo que ahora tienen la misión de expandir sus servicios a la niñez y juventud.

Manuel Yat Fernández, estudiante, indicó que tiene seis meses de bailar marimba en la asociación y que “es de mucha importancia la porque es símbolo nacional, algo que identifica a Guatemala. Se siente bien bailar marimba, porque no muchos tienen el arte de hacerlo, es interesante porque como grupo salimos de viaje a conocer otros lugares”.

Algunos turistas extranjeros se unieron a la celebración del Día de la Marimba. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
Algunos turistas extranjeros se unieron a la celebración del Día de la Marimba. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)

Historia

La marimba es más que un simple instrumento musical, es símbolo de identidad, de unidad nacional, de orgullo patrio. Fue declarado símbolo patrio en 1999.

De acuerdo con el antropólogo e historiador Celso Lara Figueroa, “Pocos pueblos han evidencia tal fervor, tal pasión, tal celo nacionalista e identificación por un instrumento musical, como el demostrado por los guatemalteco por su marimba”.

“La marimba surgió en Mesoamérica ente 1492 y 1680, como resultado de la fusión de elementos culturales de África, Europa y América”, explica Léster Homero Godínez, creador del concepto de la marimba de concierto, en su libro La marimba guatemalteca.

África, aportó el concepto de agrupar tablillas en sucesión y percutirlas, principio originario probablemente de Asia. Este continente también aportó el vocablo marimba, de origen bantú, lenguaje africano. Europa, aportó el sistema musical temperado (escala de doce tonos), que asigna un nombre y un sonido determinado a cada tablilla”, explica Godínez.

El aporte mesoamericano consistió en los materiales como la madera de hormigo (Platimyscium dimorphandrum), especie exclusiva de esta área del continente americano y desconocida en África, según la Universidad de of Yale, Estados Unidos, así como la madera de güisisil para fabricar las baquetas o bolillos.

Los estudiantes de la Asociación Amigos de la Marimba de Cobán, Alta Verapaz, disfrutan de las melodías.
(Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)
Los estudiantes de la Asociación Amigos de la Marimba de Cobán, Alta Verapaz, disfrutan de las melodías. (Foto Prensa Libre: Eduardo Sam)