Chimaltenango

Accidente laboral frustra sueños de joven tejareño; familia clama por ayuda

José Manuel Roquel Camey, de 17 años, originario de El Tejar, Chimaltenango, viajó a Cobán, Alta Verapaz, para trabajar y ayudar a su familia; sin embargo, sufrió un accidente laboral que ahora lo mantiene en cama y sin poder moverse.

Por Víctor Chamalé

Archivado en:

Chimaltenango Ciudades
La señora María Edilberta Camey apela a los guatemaltecos para que le ayuden en la recuperación de su hijo. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
La señora María Edilberta Camey apela a los guatemaltecos para que le ayuden en la recuperación de su hijo. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Roquel pintaba una estructura metálica cuando por accidente resbaló y cayó desde lo alto y por lo fuerte del impacto sufrió un trauma de cráneo grado tres, por lo que permaneció durante 30 días en el área de cuidados intensivos del Hospital Regional de Cobán.

Ahora está en su casa al cuidado de su madre, María Edilberta Camey Hernández, pero su estado de salud es delicado, pues permanece conectado a tubos y aparatos que lo ayudan a respirar y a recibir alimentación.

La preocupación de su madre es que su hijo empeore, pues necesita ser evaluado con frecuencia por médicos especialistas, pero su condición económica no se lo permite.

Camey llorando, recuerdo que su hijo estaba muy ilusionado porque al ya ganaba dinero y la ayudaba.

“Cuando platicábamos por teléfono él me decía ‘bueno mamá ya me estoy convirtiendo en el hombre que usted quería y estoy trabajando duro para ganar más dinero ya que cuando estemos más estables económicamente voy a especializarme en estructuras metálicas y voy a poner un mi taller’”, afirma Camey.

José Manuel Roquel Camey está postrado en una cama desde el accidente laboral. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
José Manuel Roquel Camey está postrado en una cama desde el accidente laboral. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

“Duele que le haya pasado esto a mi hijo ya que no se lo merecía, pero le pido a Dios y a los buenos corazones de los lectores que me ayuden, ya que necesito pañales, guantes, mascarillas y la ayuda de personal especializado para sus chequeos médicos y cuidados, porque hasta ahora por falta de dinero sólo mi otro hijo y lo hemos estado curando y cuidando y si no recibe la atención adecuada temo que las heridas expuestas se puedan infectar”, añadió.

El proceso de cuidarlo es complicado, ya la familia debió improvisar una habitación en la que el joven permanece aislado. Necesita pañales desechables, guantes de látex y mascarillas. “Nunca imaginé que la ilusión de mi hijo se apagaría de esa forma”, añadió Camey.

Para ayudar a la familia del joven puede comunicarse por los   teléfonos 50276878 y 44213518.