Chiquimula

Agentes de la PNC rescatan a recién nacida

Una bebé fue abandonada en un terreno baldío de Quebrada Seca, Chiquimula, y gracias a su llanto fue localizada por agentes de la PNC, que la salvaron de una muerte segura.

Por Mario Morales

Archivado en:

Chiquimula Ciudades
La recién nacida fue llevada al hospital Modular de Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Cortesía CVB)
La recién nacida fue llevada al hospital Modular de Chiquimula. (Foto Prensa Libre: Cortesía CVB)

Los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) alertaron a los Bomberos Voluntarios, quienes determinaron que la menor presentaba complicaciones respiratorias, debido a que el lugar donde fue abandonada es polvoriento. La menor fue trasladada a la emergencia del Hospital Modular de Chiquimula.

William Acevedo, de los Bomberos Voluntarios, informó que la niña tenía unas cinco horas de haber nacido.

De acuerdo con agentes de la PNC, la niña es hija de Delmi Teodoro Carranza, de 21 años, quien dio a luz en ese lugar y luego abandonó a su hija, pues temía que su familia no la apoyara por ser madre soltera.

Agregaron que determinaron quien es la madre de la menor porque esta fue llevada al mismo hospital por su madre, Vilma Carranza Cristóbal.

“Yo no sabía que mi hija estaba embarazada, caso contrario la hubiera apoyado, porque los hijos son un regalo de Dios”, dijo Carranza.

“Si no quería tener a la niña la hubiera dado en adopción, porque hay familias que desean tener un hijo. No la juzgo porque no sé cuáles fueron sus razones, pero la vida le está dando otra oportunidad”, refirió el vecino Luis Pedro Morales.

Wendy Beatriz García, madre de familia, manifestó: “traer un hijo es una responsabilidad y una bendición. Si no la quiere, mejor darla en adopción porque tendrá alguna familia que la ame”.

Las autoridades investigarán el caso para determinar el destino de la menor y de su joven madre.

Cifras

De acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), en Guatemala dos niños fallecen al día, otros 40 se quedan huérfanos a consecuencia de la violencia, unos 31 sufren maltrato y 23 son víctimas de abusos sexuales, lo que se traduce en que 6 niñas dan a luz a diario bebés tras una violación.

El último informe de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) de Guatemala advierte que entre el 2009 y 2015 se registraron 477 casos de explotación sexual infantil.

Del total de casos, 89% de las víctimas (426) corresponde a niñas y 9 % (41) a varones, mientras que en el 2% restante no se identificó el sexo.