Chiquimula

Devotos expresan satisfacción por haber llegado hasta la Basílica de Esquipulas 

El deseo de visitar al Cristo Negro hizo que más de tres mil 595 devotos partieran desde Palencia, Guatemala, y peregrinaran a pie por más de 250 kilómetros y llegar a la Basílica de Esquipulas, Chiquimula.

Por Mario Morales

Los más de tres mil feligreses llegaron felices a la Basílica del Cristo Negro de Esquipulas. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Los más de tres mil feligreses llegaron felices a la Basílica del Cristo Negro de Esquipulas. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)

Tal es el caso de Rubén Canté, quien cuenta que por más de ocho años, junto a su familia participan en la peregrinación a pie, la cual duró cinco días y se efectúa desde 1996 con el objetivo de orar por la paz de Guatemala.

“Recorrer a pie tantos kilómetros no fue fácil, pues tuvimos que soportar las inclemencias del tiempo y cansancio, pero gracias a Dios llegamos sin novedad al templo”, resaltó. 

El devoto comentó que una de las bendiciones más grandes que ha recibido, es el bienestar y salud de su familia. “En mi hogar no ha faltado nada, desde que se lo pedimos a la imagen del Cristo Negro en una de nuestras visitas”, explicó.

Canté dijo que en su hogar tienen un altar con la imagen del Cristo Negro de Esquipulas, como agradecimiento a los favores recibidos.

“Él siempre nos protege, por eso transmitimos la fe a nuestros hijos, para que no pierdan esta tradición. El cansancio es lo de menos, la satisfacción más grande es estar bajo los pies del Cristo crucificado y orar por nuestra familia y la paz de Guatemala”, puntualizó.

Sacerdotes de la parroquia de Palencia, Guatemala, encabezaron la peregrinación a pie. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Sacerdotes de la parroquia de Palencia, Guatemala, encabezaron la peregrinación a pie. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Otros devotos comentaron que sin importar los obstáculos causados por el deterioro de su salud, cumplieron su objetivo de llevar sus plegarias al Cristo Negro.

Recorrido 

Fieles católicos manifestaron que el pasado lunes 27 de noviembre salieron de la Parroquia de San José Palencia, Guatemala, y que soportaron las inclemencias del clima al atravesar veredas, montañas y ríos, hasta llegar a la basílica.

  • Le puede interesar: Religiosidad se hace presente en la Basílica de Esquipulas 

“Luego de cumplir con nuestras penitencias todos los peregrinos retornamos a nuestro lugar de origen en microbuses”, dijo un devoto.

El acto de bienvenida a los feligreses se llevó a cabo el viernes último en los alrededores de la Basílica del Cristo Negro y fue presidido por Abad Héctor Sosa Paz, rector de la Abadía de Cristo Crucificado de Esquipulas.

“El principal propósito de la peregrinación es orar por las familias y la paz de Guatemala. Cada año son más los feligreses que se unen a estas plegarias y piden milagros  a la imagen del Cristo Negro de Esquipulas”, dijo el religioso. 

Doña María López, de 75 años, participó en la peregrinación a pie desde Palencia. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Doña María López, de 75 años, participó en la peregrinación a pie desde Palencia. (Foto Prensa Libre: Mario Morales)
Primera

Juan Osorio, organizador de la peregrinación, indicó que la primera peregrinación motivada por Monseñor Gonzalo de Villa, ahora Obispo de Sololá yChimaltenango, se llevó a cabo en 1996 con la participación de unos 175 devotos de Palencia y San José Pínula.

De acuerdo al organizador, poco a poco la peregrinación fue creciendo, actualmente son más de tres mil devotos los que participan.