El Progreso

Capturada a mujer por maltrato contra sus cinco hijos

Vecinos de un sector de Guastatoya, El Progreso, no soportaron cuando vieron a una mujer que en estado de ebriedad agredía a sus cinco hijos, por lo que la denunciaron en la PNC, que la capturó y recató a los menores.

Por Hugo Oliva

Una de las niñas rescatadas brinda declaraciones a los agentes de la PNC y socorristas. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Una de las niñas rescatadas brinda declaraciones a los agentes de la PNC y socorristas. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

Se trata de Elsa Marina Caal Tzib, de 28 años, quien, según los vecinos, no es la primera vez que hace escándalo y agrede a sus hijos.

Agentes policiales trasladaron a la mujer a la Comisaria 53, mientras que personal de la Procuraduría General de la Nación (PGN) llegó al lugar y rescató a Carlos Aroldo Caal, de un mes; Melvin Alejandro, 3; Alondra Alejandra, 9; William Danilo, 12, y Keila Daniela Verali Caal, 13.

Vecino de Guastatoya

Nos conmovió ver como los niños eran maltratados y lloraban inconsolables por los malos tratos que les da su madre. Las autoridades deben hacer algo para evitar más casos de estos”.

Un Policía Nacional Civil (PNC) informó  que solicitaron el apoyo de los Bomberos Voluntarios para evaluar a los cinco menores. “Keila Daniela fue enviada al Instituto Nacional de Ciencias Forenses para una evaluación médica, pues tiene golpes visibles en el rostro”, puntualizó.

Algunos vecinos que prefirieron no identificarse indicaron que ya no aguantaron ver cómo la mujer agredía a sus niños.

Elsa Marina Caal Tzib, de 28 años, fue capturada por agresión contra sus cinco hijos en Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Elsa Marina Caal Tzib, de 28 años, fue capturada por agresión contra sus cinco hijos en Guastatoya. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

“Nos conmovió ver cómo los niños eran maltratados y lloraban inconsolables por los malos tratos que les daba su madre. Las autoridades deben hacer algo para evitar más casos de estos”, dijo un vecino.

Una ama de casa del sector, comentó: “Los niños lloraban mucho, los golpeaba y les gritaba, por eso llamamos a la Policía. Ojalá le den un buen escarmiento para que sepa tratar a sus hijos y deje de tener más, si no los van a cuidar bien”.