Guatemala

Aliados de cuatro patas: perros dejan de ser mascotas y aportan a la sociedad

Rescates en estructuras colapsas, operaciones antinarcóticas o bien brindar terapia a enfermos, son algunas de las misiones que se les han encomendado a muchos perros en Guatemala.

Por César Pérez Marroquín

Archivado en:

Ciudades Guatemala
Integrantes de la Asociación Mascotas Terapeutas trabajan con pacientes de los hospitales San Juan de Dios y Roosevelt. (Foto Prensa Libre: Cortesía Mascotas Terapeutas)
Integrantes de la Asociación Mascotas Terapeutas trabajan con pacientes de los hospitales San Juan de Dios y Roosevelt. (Foto Prensa Libre: Cortesía Mascotas Terapeutas)

Sus habilidades, obediencia y su  poderoso olfato han hecho de esos animales uno de los mejores aliados de las fuerzas de seguridad, cuerpos de socorro y organizaciones humanitarias, quienes gracias al trabajo de los canes han logrado resultados impresionantes.

Por ejemplo solo en el 2016, Rambo, agente de la unidad K9 de la División de Análisis e Información Antinarcóticos (Daia) de la Policía Nacional Civil (PNC), incautó más de nueve mil kilos -19 mil 800 libras-  de cocaína y más de US$7 millones -unos Q50.9 millones-.

Rambo es un pastor malinois de 6 años, cuyo trabajo ha dejado en claro que la combinación animal humano es clave para combatir al crimen. Rambo pasó este jueves a situación de retiro, por su edad.





Jorge Aguilar, portavoz de la PNC, asegura que el trabajo de los agentes K9 es fundamental para garantizar la seguridad de los guatemaltecos.

Recuerda que hasta hace unos años, esa unidad solo se dedicaba a la detección de drogas, pero debido a las habilidades de los perros estos ahora están capacitados para detectar dinero, artefactos explosivos y teléfonos celulares.

“Nuestros agentes K9 disfrutan su trabajo y por eso siempre dan buenos resultados”, comentó Aguilar, quien agregó que en la actualidad cuentan con 34 perros, los cuales han sido entrenados mediante técnicas especiales que no ponen en riesgo su salud.

Los agentes K9 de la PNC contribuyen con la incautación de grandes cantidades de droga, dinero y explosivos. (Foto Hemeroteca PL)
Los agentes K9 de la PNC contribuyen con la incautación de grandes cantidades de droga, dinero y explosivos. (Foto Hemeroteca PL)

En la PNC también destaca el trabajo de Laica, una pastor alemán de 5 años, cuyas habilidades también han permitido incautaciones importantes.

El 7 de julio último, murió el agente canino de la PNC Bak, el cual participaba en un operativo antinarcótico, lo que la institución considera como una pérdida, pues gracias a su trabajo se lograron incautaciones que superan los Q10 millones. No se han esclarecido las causas de su muerte.

Llevan alegría

Desde hace varios años, perros de la Asociación Mascotas Terapeutas llevan momentos de alegría a pacientes de los hospitales Roosevelt y San Juan de Dios, donde médicos han visto cómo con el trabajo de los canes se reduce el tiempo recuperación de las personas.

La Asociación funciona a través de voluntarios, quienes junto a sus mascotas llegan a los hospitales para trabajar con los pacientes. En la actualidad cuentan con 30 colaboradores activos y 40 más que se preparan para comenzar a trabajar en los próximos meses.

Los perros de Mascotas Terapeutas son sometidos a un proceso de entrenamiento. (Foto Prensa Libre: Cortesía Mascotas Terapeutas)
Los perros de Mascotas Terapeutas son sometidos a un proceso de entrenamiento. (Foto Prensa Libre: Cortesía Mascotas Terapeutas)

Luisa Fabián, de la Comisión de Fondos y Promoción de la Asociación, comentó que para ellos no importa la raza del perro, pues todos son enviados a una escuela canina durante seis meses para que estén aptos para trabajar con los pacientes.

Agregó que gracias a los buenos resultados del proyecto, las autoridades de Salud facilitan el acceso de los perros a determinadas áreas de los hospitales, donde comparten con los pacientes que padecen varias dolencias, aunque prefieren trabajar con víctimas de maltrato.

Aliento de vida

Satisfechos se encuentran los integrantes de la Patrulla de Rescate de los Bomberos Voluntarios con el trabajo de la unidad canina, pues gracias al esfuerzo de sus adiestradores y las habilidades de los perros, por primera vez estos localizaron personas con vida debajo estructuras colapsadas.

Esto ocurrió durante la tragedia del El Cambray 2, en octubre del 2015, cuando gracias el trabajo de sus perros los socorristas localizaron a unas 20 personas que quedaron atrapadas bajo toneladas de tierra.

Álvaro Suruy, jefe de la Unidad Canina de los Bomberos Voluntarios, señaló que en esa tragedia el trabajo de los perros fue fundamental para salvar varias vidas.

El trabajo de la Unidad Canina de la Patrulla de Rescate de los Bomberos Voluntarios es fundamental para salvar vidas. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)
El trabajo de la Unidad Canina de la Patrulla de Rescate de los Bomberos Voluntarios es fundamental para salvar vidas. (Foto Prensa Libre: Víctor Chamalé)

Agregó que en la actualidad cuentan con siete perros activos y tres en formación, en la escuela de adiestramiento en San Cristóbal, Mixco.

Además, señaló que el programa se ha extendido, por lo que en Zacapa ya se cuenta con dos perros y en Retalhuleu se fortalece el trabajo de esa unidad, pues por estrategia cuentan con una extensión de la Patrulla de Rescate en ese lugar.

Suruy agregó que el trabajo de la unidad canina ha sido clave en desastres como los terremotos de San Marcos y el Cambray 2.

Recientemente esa unidad de rescate perdió a uno de sus elementos, Rex, el cual murió por causas naturales.

En Guatemala, varias personas con problemas visuales se movilizan con la asistencia de perros lazarillos, los que por lo general son traídos de otros países, como Estados Unidos, pues estos requieren de un entrenamiento especial para garantizar la seguridad de quienes los utilizan.