Guatemala

Artesano de Sumpango le da alas al duroport con sus creaciones

“Le doy vida a las cosas con este material”, dice Carlos Enrique Joj Rucal, artesano de Sumpango, Sacatepéquez, quien a sus 36 años ha convertido el arte de familia en el oficio de su vida, que le ha dado reconocimiento en la comunidad por sus notables creaciones.

Por Oscar Felipe Q.

Carlos Enrique Joj Rucal posa con un barrilete de 1.20 metros hecho de duroport. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe Quisque)
Carlos Enrique Joj Rucal posa con un barrilete de 1.20 metros hecho de duroport. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe Quisque)

La vida de esta persona transcurre entre trazos de papel, duroport y pintura. Además, un par de cortadoras que fueron elaboradas artesanalmente para separar el poliestireno. Sus obras surgen en un pequeño espacio en el corredor de su vivienda, donde está su taller.

Carlos Enrique nació sin la mano derecha; sin embargo, no fue dificultad para desarrollar sus habilidades de artesano. Desde los 11 años integra la agrupación Gorrión Chupa Flor, destacado grupo de barriletes gigantes en ese municipio.

Su primer acercamiento con el duroport sucedió en las vísperas de Semana Santa del 2001, cuando acompañó a su padre, Antonio, a decorar con este material el anda de Jesús de la Dulce Mirada, imagen de la Parroquia San Agustín de Sumpango, que aún en la actualidad recorre las calles del municipio cada Viernes Santo.

LEA TAMBIÉN: Nuevo libro versa sobre leyendas urbanas de San José Pinula

En ese entonces su padre tenía más de una década de trabajar en este arte, pero ninguno de sus cuatro hijos se había interesado seguir sus pasos. En la actualidad se unieron a este oficio Carlos Enrique y Juan, el más pequeño de la casa.

El artesano de Sumpango trabaja en adornos de boda. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe Quisque)
El artesano de Sumpango trabaja en adornos de boda. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe Quisque)

Trabajo de paciencia

Joj Rucal hace énfasis que trabajar con duroport se necesita mucho cuidado; además de paciencia y dedicación. “Cuando empecé me costó adaptarme. Este material se trabaja con mucha delicadeza. Si uno se enoja la figura no se ve bien”, comentó.

El nacido en Sumpango cuenta que elabora cualquier dibujo o trazo que solicitan sus clientes. Su imaginación no tiene límites, crea en relieve personajes de caricaturas o cine, arreglos florales y en estas épocas de Navidad, es común que le pidan las imágenes del nacimiento del Niño Dios.

Cuenta que para esta labor primero traza el molde, se dibuja la figura en papel y luego se utiliza de base para cortar el duroport.

En su afán de hacer cosas nuevas lo llevó a elaborar animales y objetos en relieve, utiliza varias capas de duroport, luego hace el tallado con cuchilla hasta lograr la forma. Posteriormente utiliza pintura acrílica para dar el acabado a su figura.

“Tomo muy en serio mi trabajo. Le doy vida a las cosas con este material. El oficio en duroport es una expresión amplia para mi persona, me da tranquilidad y satisfacción”, comentó el artesano.

Carlos Enrique explicó que este trabajo es muy comercial. Tiene clientes en el municipio y hace entrega en la capital.

Actualmente trabaja en los adornos de la procesión de Santo Entierro del Viernes Santo y de la procesión de la Virgen de Dolores, que recorre las calles de Sumpango cada Sábado de Gloria.

Se siente afortunado

Haber nacido sin la mano derecha no le afecta a Carlos Enrique. “Desde pequeño empecé a trabajar y no siento que me falta algo. Me siento feliz y afortunado por la vida y por el trabajo que hago día a día”, relató.

“No siento ninguna discriminación y tampoco siento ninguna vergüenza”, agregó.

De acuerdo con la más reciente encuesta del Consejo Nacional Para la Atención de las Personas con Discapacidad (Conadi), que el 10.2 por ciento de la población guatemalteca tiene algún tipo de discapacidad, que significa que cerca de 1.6 millones de personas.

Conadi resalta que la prevalencia de discapacidad es mayor en la región central, con 15.7 por ciento; noroccidente, 14.9; nororiente, 6.1; suroriente, 5.4; y suroccidente, 10.4.

Según el informe de la Segunda Encuesta Nacional de Discapacidad en Guatemala, destaca que se estima que en todo el mundo existen más de mil millones de personas con algún tipo de discapacidad, lo que equivale aproximadamente a 15 por ciento de la población mundial.

El artesano de Sumpango trabaja objetos y animales en relieve hechos en duroport. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe Quisque)
El artesano de Sumpango trabaja objetos y animales en relieve hechos en duroport. (Foto Prensa Libre: Óscar Felipe Quisque)