El Progreso

Caen cinco hombres que intentaban asesinar a trabajadoras de negocio

Cinco hombres fueron capturados este jueves cuando ataban de pies y manos a tres mujeres en un expendio de licor en la aldea Monte Grande, Sanarate, El Progreso.

Por Hugo Oliva

Los cinco capturados fueron trasladados a la subestación de la PNC en Sanarate, El Progreso. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Los cinco capturados fueron trasladados a la subestación de la PNC en Sanarate, El Progreso. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

Se trata de Lester Eliú Rivas López, de 20 años; Víctor Manuel Sánchez Torres, 23; Mario Isabel Asencio Linares, 28; José Luis Lima Ordoñez, 32, y Luis Btzoc Chub, 32.

Un agente de la Policía Nacional Civil (PNC) dijo que efectuaban un patrullaje en el lugar, cuando escucharon gritos de auxilio de las mujeres dentro del negocio.

Según investigaciones, los detenidos llegaron a bordo de un vehículo azul, forzaron las puertas del local y al ingresar amarraron a las tres trabajadoras del lugar, a quienes, según las mismas víctimas, iban a ejecutar, luego de robar el dinero de las ventas del día.

Investigadores determinaron que no solo se trató de un robo común, pues uno de los cinco sujetos dijo que tenían por encargo asesinar a la dueña del negocio.

Escapar

Uno de los aprehendidos intentó escapar en el vehículo, pero fue alcanzado por los agentes, quienes le decomisaron una pistola calibre 9 milímetros.

Los demás sujetos intentaron sobornar a los agentes de la PNC con Q15 mil, pero estos se negaron a aceptarlo.

Se informó que uno de los capturados pertenece a una de las secciones de la PNC; sin embargo, no fue confirmado por los jefes de la institución. También se indicó que otro es de origen mexicano, dos de Izabal y uno de Sanarate, El Progreso.

Las herramientas y el arma de fuego que se les decomisó a los detenidos. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)
Las herramientas y el arma de fuego que se les decomisó a los detenidos. (Foto Prensa Libre: Hugo Oliva)

Los detenidos fueron trasladados al Juzgado de Paz de Sanarate y luego a la cárcel para hombres de Jalapa, mientras esperan rendir su primera declaración ante el juez.