Guatemala

Vecinos de la zona 6 rechazan traslado de familias del puente Belice

Unas 415 familias del asentamiento Jesús de la Buena Esperanza, que viven debajo el puente Belice, tiene la promesa de las autoridades del Gobierno y Municipalidad de Guatemala de ser trasladados a un complejo habitación que su construcción sigue en discusión, pues vecinos del sector a donde irían se oponen.

Por Oscar Felipe Q.

El diputado Álvaro Velásquez, en reunión con representantes de comités de vecinos de la zona 6. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)
El diputado Álvaro Velásquez, en reunión con representantes de comités de vecinos de la zona 6. (Foto Prensa Libre: Estuardo Paredes)

Representantes de 16 comités de vecinos de las colonia Cipresales, Proyecto 4-10 y otras de la zona 6 capitalina se unieron para impedir el traslado de las familias asentadas debajo del puente Belice.

En una reunión con el diputado Álvaro Velásquez, los vecinos expusieron su rechazo al proyecto del Viceministerio de Vivienda, Municipalidad de Guatemala, la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), entre otras instituciones para construir un complejo habitacional en el antiguo polígono de tiro de la Policía Nacional Civil (PNC), en la zona 6.

Cinco cosas que despierta la alarma de los vecinos en una reunión desarrollada este jueves en a Iglesia Jesucristo de los  Santos de los Últimos Días de la zona 6, pues comenzaron la lucha por impedir el traslado, y si no escuchados, amenazan con tomar acciones.

Falta de agua, espacio en las escuelas, sistema de transporte, abastecimiento de alimentos y el problema de inseguridad que puede surgir en la zona son los puntos de preocupación de las familias, informó Judith Valle, presidenta del Comité de Vecinos de la colonia Cipresales.

“Vivimos en una zona donde no hay capacidad para cubrir con los servicios básicos,  la construcción de condominios es una recarga para la zona 6”, dijo Valle.

Los vecinos aducen que las escuelas están llenas y que en el sector del antiguo polígono de tiro de la PNC no hay sistema de transporte público; además, aducen que “hay comentarios sobre que muchas de las personas del asentamiento Jesús de la Buena Esperanza que no tiene muy buena reputación”.

Luis Fernando Estrada, vecino del Proyecto 4-10, señala que las medidas que han tomado es para cuidar el espacio por lo que han trabajado toda la vida y lo que van a dejar a sus hijos.  “Yo rogaría que buscaran la forma de evitar el traslado”, dijo.

Los vecinos temen que con la llegada de las familias de asentamiento Jesús de la Buena Esperanza, baje la plusvalía de sus viviendas.

Valle pide a las autoridades de Gobierno que tiene a su cargo el traslado de las familias que tomen en cuenta la opinión de los vecinos, porque hasta ahora no tiene ningún aviso oficial.

“Nos hemos enterado por puros comentarios entre vecinos y la publicación de Prensa Libre nos confirma. El traslado nos viene a perjudicar la tranquilidad de los vecinos de la zona 6”, dijo Valle.

Promete interceder

El diputado Álvaro Velásquez prometió interceder por los vecinos ante los representantes el Viceministerio de Vivienda del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, y en la Municipalidad de Guatemala para frenar el traslado de las familias al lugar.

También prometió que en la próxima reunión, pactada para el próximo viernes a las 10 horas, asistirá el diputado Álvaro Arzú Escobar, hijo del alcalde de la capital, Álvaro Arzú Irigoyen, sin embargo, no todos los comités de vecinos estuvieron de acuerdo.

En entrevista reciente con Prensa Libre, el Viceministro de Vivienda, Carlos Barillas, confirmó que en el antiguo polígono de tiro de la PNC comenzará la construcción del complejo familiar para 415 familias que viven debajo del puente Belice.

El domingo último, Barillas, junto a Aldo García, titular de la cartera  de Comunicaciones, representantes de la Conred,  Comisión de Diálogo Presidencial, de las familias que bien debajo de la estructura del puente Belice y personal de la Procuraduría de los Derechos Humanos sostuvieron una reunión en la Escuela Urbana Benjamín Paiz Ayala, en la zona 6, para hablar del traslado.

El puente Belice fue inaugurado en 1958 y desde entonces no recibe mantenimiento. (Foto: Hemeroteca PL)
El puente Belice fue inaugurado en 1958 y desde entonces no recibe mantenimiento. (Foto: Hemeroteca PL)