Guatemala

Maestros y padres de familia cambian imagen de escuela en colonia Primero de Julio

Un pequeño parque y el techado de una cancha son los trabajos que sobresalen en la Escuela Nacional Urbana 101, Primero de Julio, de la colonia del mismo nombre, que se encuentra en la zona 5 de Mixco, y que fueron efectuados gracias a donaciones, y la ayuda de maestros y de padres de familia.

Por Oscar Felipe Q.

Estudiantes de la Escuela Nacional Urbana 101 de la colonia Primero de Julio, zona 5 de Mixco. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
Estudiantes de la Escuela Nacional Urbana 101 de la colonia Primero de Julio, zona 5 de Mixco. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

La escuela, localizada en la 15 calle y 6a avenida de la colonia, está deteriorada debido a que fue construida en 1973; sin embargo, autoridades del centro educativo y padres de familia han cambiado el lugar que luce ordenado, pintado y ofrece algunas comodidades para los estudiantes, como el parque y próximamente la cancha bajo techo.

Dora Orozco de Miranda, directora del establecimiento, informó que los trabajos se han hecho por donaciones de personas individuales, municipalidad, contribución de maestros, de los padres de familia y la misma comunidad para cubrir los gastos que significa.

“La gente es muy colaboradora. Incluso, los niños traen de sus casas gelatinas y las venden en la escuela y lo que recaudan lo dejan como aporte para los trabajos que se hacen”, comentó.

La directora reconoce que su deber en la escuela es velar en el tema administrativo y de docencia; sin embargo, gestiona este tipo de proyectos porque considera que son necesarios y de mucho beneficio para los estudiantes.

La cancha de baloncesto quedó bajo techo. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
La cancha de baloncesto quedó bajo techo. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)

Acciones que se ven

La escuela estaba afectada por varios árboles, debido a que sus raíces provocaron la caída de una de las paredes. Para evitar mayores daños solicitaron los permisos correspondientes para derribarlos y los trozos sirvieron de decoración en todo el corredor, como pedestal de macetas y otros para asiento.

El espacio sirvió para el parque para los niños de preprimaria. Gracias a las gestiones con la alcaldía auxiliar de la zona 5, lograron obtener planchas y algunos sacos con cemento, que sirvió para mejorar el piso.

El material para el techo de la cancha de baloncesto fue comprado con los aportes voluntarios de los padres de familia y de maestros. Además, un pequeño aporte del Consejo Educativo con Gratuidad y mano de obra de la comuna.

“Todo este trabajo es un sueño hecho realidad”, dijo Orozco, quien lamenta que ya no tiene fondos para mejorar el piso de la cancha, pues necesita mantenimiento.

“La cancha beneficiará a los 180 estudiantes que tenemos en esta escuela. Ellos jugarán bajo sombra y será el lugar donde reciban Educación Física. Tenemos un espacio para juegos, los cuales fueron recibidos por donación de algunos padres de familia”, dijo.

“Hemos tocado puertas para buscar donaciones. En ocasiones, algunos grupos de seminarios viene a trabajar en la escuela y de agradecimiento nos dejan un juego. Recientemente un padre de familia nos trajo una resbaladera y una amiga me trajo una tortuga metálica”, recordó.

En septiembre y parte de octubre de este año la Escuela Nacional Urbana 101 fue beneficiada con la colocación de laboratorio móvil Fulgencio Hernández, que dio oportunidad para que varios niños de cuarto, quinto y sexto primaria, que nunca habían tenido acceso a una computadora.

El piso de la cancha está en malas condiciones. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)
El piso de la cancha está en malas condiciones. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec)