Guatemala

Médicos llegan a  aldeas alejadas de Villa Canales

Un camión, dos médicos y dos enfermeras  integran la clínica móvil que atiende a 250 pacientes a la semana en comunidades alejadas de Villa Canales, cuya municipalidad promueve la asistencia médica y medicina  sin costo.

Por Edwin Pitán

Emiliano Gómez Meléndez (silla de ruedas) acude a la clínica para obtener atención médica y medicamentos. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Emiliano Gómez Meléndez (silla de ruedas) acude a la clínica para obtener atención médica y medicamentos. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

Cada día la clínica móvil recorre, en promedio, 27 kilómetros para acudir a  pobladores de las aldeas El Jocotillo, Obrajuelo, Los Positos, Los Dolores, La Cumbre de San Nicolás y Concepción Colmenas. 

La Dirección de Desarrollo Social de la Municipalidad estableció que los vecinos del área sur del municipio tienen poco acceso a salud, y por eso son prioridad.

Flor de María Ochoa, de 23 años, asistió a la jornada médica que se brindó a los residentes del parcelamiento San Rafael Buena Vista, la semana pasada, y adquirió medicamentos para su hijo de 1 año y medio.

“Mi bebé tiene una infección intestinal, según la doctora. Me dieron medicina y en un mes vuelve la clínica, para seguir en revisión”, explicó Ochoa.

Atención

La clínica móvil empezó a funcionar en junio del año pasado. Anteriormente el vehículo fue usado como consultorio dental y  tuvo que ser restaurado y acondicionado para efectuar las jornadas médicas.

“La clínica móvil está funcionando con donaciones, los recursos se adquieren a través de colectas y ventas que hacen los colaboradoes de la municipalidad”, Saira Marroquín,  secretaria de Obras Sociales. 

El 15 por ciento de la población del municipio ha sido atendido a través de ese programa; la mayoría de 15 a 59 años.

Las enfermedades más comunes atendidas son lumbalgias —dolor de la espalda baja—, gastritis, alergias, diarreas e infecciones respiratorias y vaginales.

Financiamiento

Al mes se invierten Q8 mil en medicina, con el apoyo de la Orden de Malta y ventas de comida que organizan empleados de la comuna.

La Municipalidad paga la   los médicos y enfermeras.