Guatemala

Murales con movimiento embellecen la Ciudad de Guatemala

El arte cinético se expande en las paredes de la ciudad y empieza a admirar a automovilistas y pasajeros de autobuses del transporte urbano. 

Por Edwin Pitán

En la calzada Atanasio Tzul y 40 calle, zona 12, hay murales con arte cinético en las paredes de Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. (Foto Prensa Libre: (Esbin García)
En la calzada Atanasio Tzul y 40 calle, zona 12, hay murales con arte cinético en las paredes de Instituto Guatemalteco de Seguridad Social. (Foto Prensa Libre: (Esbin García)

La Ciudad de Guatemala experimenta la expansión de murales creados para generar la impresión de movimientos. El arte cinético y el arte óptico son corrientes artísticas basadas en la estética del movimiento y algunas paredes de la capital exhiben estos murales coloridos y de formas diversas.

Los automovilistas que transitan en la calzada Atanasio Tzul fueron testigos en los últimos dos años de la creación de estos murales coloridos con trazos diversos.

"Vi las pinturas pero no le encontré forma, hasta ahora que me entero que se les puede captar algo cuando uno se mueve de un punto a otro. Paso casi a diario por esta calzada —Atanasio Tzul y 40 calle, zona 8— y vi las figuras que pintaron, se mira bonito", expuso Baudilio Carías, automovilista.

La estética del movimiento son la base del arte cinético y el arte óptico, convirtiéndolas en corrientes artíticas. Está principalmente representado en el campo de la escultura donde uno de los recursos son los componentes móviles de las obras.

En la actualiad los murales de arte cinético que se han pintado en la capital son impulsados por la Municipalidad de Guatemala y se informó que se pintan "con la finalidad de que el elemento estático —muro— tenga colorido y movimiento, dando un sentido vibrante y dinámico, que es percibido por los vecinos que caminan así como los que transitan en vehículo, realizando así la recuperación del espacio público".

Los murales tienen interacción con el sentido de la vista. Pictóricamente, el arte cinético también se puede basar en las ilusiones ópticas, en la vibración retiniana y en la imposibilidad de nuestro ojo de mirar simultáneamente dos superficies coloreadas, violentamente contrastadas.





Ubicaciones de murales 

  • En la 11 Avenida y 29 calle, zona 12.
  • Calzada Atanasio Tzul y 46 calle, zona 12.
  • En la 16 Avenida y 11 Calle, zona 21.
  • En la 26 Calle A y 3 Avenida A final zona 1.
  • Avenida Reforma entre 10 Calle A y 11 calle, zona 10
  • La 33 Avenida A entre 28 calle A y 29 calle A, zona 7.
  • Parque Los Pinos en la 39 calle y 34 Avenida zona 7.




En 1910 surgieron las primeras manifestaciones de arte cinético, en el movimiento futurista y en ciertas obras de Marcel Duchamp. Más adelante Alexander Calder inventó el móvil, un tipo de escultura formada por alambre y pequeñas piezas de metal suspendidas que son movidas ligeramente por el desplazamiento del aire en el ambiente.

Además, en 1954 la expresión arte cinético es adoptada, para designar las obras de arte puestas en movimiento por el viento, los espectadores o un mecanismo motorizado.

Según la investigadora del Centro de Estudios Urbanos y Regionales (Ceur), Sandra Morán, los murales del arte cinético recuperan espacios públicos y le dan colorido a la ciudad. 

"En el caso de la Ciudad de Guatemala este tipo de murales con arte cinético son estéticos, no necesariamente reflejan posturas o vivencias de los vecinos, pero dan colorido a la capital", expuso Morán.

La investigadora del Ceur recordó que en Europa incluso el arte cinético se plasma no solo en murales sino también en el diseño de edificios o parques urbanos. 

En la 47 calle de la calzada Atanasio Tzul, colaboradores de la comuna capitalina pintan un mural con arte cinético. (Foto Prensa Libre: Edwin Pitán)
En la 47 calle de la calzada Atanasio Tzul, colaboradores de la comuna capitalina pintan un mural con arte cinético. (Foto Prensa Libre: Edwin Pitán)

"Cuando paso en el bus se ve muy bonito cómo se mueven las figuras. Nunca pensé que lo que estaba en las paredes era arte, pero sí llamó mi atención por el movimiento", dijo Laura Fernández, usuaria de Transurbano en la zona 21.