Guatemala

Sobrevivientes de El Cambray recibirán viviendas a dos años de la tragedia

Dos años han pasado los afectados de El cambray alquilando vivienda luego de la tragedia, la construcción del nuevo complejo residencial está en última fase y en noviembre próximo se entregaría.

Por Edwin Pitán

El condominio Mi Querida Familia será terminado en noviembre próximo y se entregará a sobrevivientes de deslave en El Cambray. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
El condominio Mi Querida Familia será terminado en noviembre próximo y se entregará a sobrevivientes de deslave en El Cambray. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

La tragedia en El Cambray 2,  Santa Catarina Pinula, cumple dos años el próximo 1 de octubre. En esa fecha la tierra de un cerro cedió y sepultó a 206 personas. Unos 700 sobrevivientes aún se  recuperan de la pérdida de sus familiares y de sus pertenencias.

Hoy en día, no tienen dónde vivir. El proyecto habitacional Mi Querida Familia que les prometió el Gobierno aún no está terminado, aunque se estima que será entregado  en noviembre próximo.

La construcción de la colonia, en San José Pinula, según las autoridades del Ministerio de Comunicaciones, se demoró   porque la  empresa que construiría las 181 viviendas no cumplió con las normas de calidad y el proyecto se planeó de forma “apresurada”.

Durante dos años, Flor de María Cuyuch, quien perdió a dos hijos en la tragedia, ha alquilado  una casa en Fraijanes.

“Soy taxista y de esa forma  gano el dinero para vivir. Ha sido difícil salir adelante, pero hacemos lo posible. Espero que pronto me den las llaves de la casa que  prometieron porque nos perjudica gastar Q2 mil mensuales en  alquiler”, señaló Cuyuch.

Este año el Ministerio de Comunicaciones adjudicó la construcción de las casas  a la empresa Preco, S.A., luego de enfrentar varios amparos de otra compañía.

Albañil trabajo en retoques estéticos de viviendas que se terminaron de fundir la semana pasada. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Albañil trabajo en retoques estéticos de viviendas que se terminaron de fundir la semana pasada. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)

Avances

En el proyecto  hay  98 casas a las que solo les faltan acabados. La semana pasada terminaron de fundirse 40 inmuebles, pues la constructora destinó cien albañiles para la obra.

En la colonia ya están instalados los postes del alumbrado  público y las viviendas terminadas tienen los conductos necesarios para efectuar conexiones.

La nueva fase comprende la fundición de bases de  35 casas. 

El viceministro de Vivienda, Carlos Barillas, explicó que la construcción del complejo habitacional tiene el  90 por ciento de avance y en noviembre próximo será  terminado.

“Los avances son evidentes y hemos entregado 105 escrituras de las viviendas, otras 40 escrituras se gestionan en el Registro de la Propiedad y 36 restantes ya llevan avance en la gestión”, explicó el funcionario.

Albañiles terminan de fundir 35 casas del condominio Mi Querida Familia y avanzan en retoques estéticos. (Foto Prensa Libre: Ercik Ávila)
Albañiles terminan de fundir 35 casas del condominio Mi Querida Familia y avanzan en retoques estéticos. (Foto Prensa Libre: Ercik Ávila)

César González,  presidente de la Asociación de Vecinos de El Cambray, aseguró que los beneficiarios del proyecto habían perdido la confianza en que las autoridades terminaran la construcción de las casas por la demora del 2016.

“Tuvimos que hacer presión y pedir el acompañamiento de las autoridades de Comunicaciones y de la Procuraduría de los Derechos Humanos y la compañía constructora aumentó el personal y los avances se vieron de inmediato”, dijo González.

Los sobrevivientes de El Cambray 2 esperan habitar las viviendas antes de que finalice este año. Luego los vecinos tendrán que organizarse para administrar la colonia y  empezar a escribir una nueva historia después de la tragedia.   

Las viviendas en el complejo residencial Mi Querida Familia tendrán gabinetes de cocina y closet. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)
Las viviendas en el complejo residencial Mi Querida Familia tendrán gabinetes de cocina y closet. (Foto Prensa Libre: Erick Ávila)