Guatemala

Un enemigo silencioso acecha en la metrópoli

Cada día, miles de personas corren desde temprano por las calles de la ciudad para llegar a sus  trabajos, al tiempo que el área metropolitana es invadida por miles de automotores que a su paso contaminan el ambiente por la emisión de humo.

Por César Pérez Marroquín

Todo tipo de vehículo causa contaminación, lo que repercute en la salud de los vecinos, aseguran expertos. Las calles de la capital son las más afectas por ese problema. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Todo tipo de vehículo causa contaminación, lo que repercute en la salud de los vecinos, aseguran expertos. Las calles de la capital son las más afectas por ese problema. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

El grado de contaminación por monóxido de carbono en la ciudad es alarmante, pues de acuerdo con datos de la Policía Municipal de Tránsito, durante un día normal en la capital circula en promedio un millón 40 mil vehículos, y cada uno de estos hace su aporte importante de gases de efecto invernadero, los cuales impactan en la salud de las personas.

El neumólogo Édgar Beltetón señaló que la contaminación por humo de combustión es una de las principales causas de enfermedades pulmonares, principalmente en niños, quienes desde temprana edad comienzan a padecer procesos virales y tos crónica –por más de cuatro semanas-.

Señaló que otro factor que incide en los problemas de salud pulmonar es la exposición al humo de leña, lo que  ocurre con frecuencia en algunas áreas de la capital, lo que se convierte en una doble amenaza, pues los  vecinos habitan en sectores donde el tráfico es denso.

Una persona camina en medio de una nube de humo producida por un bus urbano, en la Calzada Roosevelt, Mixco. (Foto Prensa Libre: César Pérez)
Una persona camina en medio de una nube de humo producida por un bus urbano, en la Calzada Roosevelt, Mixco. (Foto Prensa Libre: César Pérez)

Beltetón refirió que la situación es alarmante, ya que en los últimos tiempos se ha notado un incremento considerable de casos de enfermedades pulmonares, por lo que considera importante que las autoridades tomen en cuenta  esa situación y busquen mecanismos para regular la emisión de ese tipo de contaminantes.

“Se puede alterar la función pulmonar de las personas que se exponen a ese tipo de contaminación”, resaltó el facultativo.

Recomendaciones

Beltetón dijo que las autoridades encargadas de conservar el medioambiente deben regular la quema de combustibles y sancionar a quienes contaminan.

Explicó que las personas que se exponen a la contaminación por humo de los automotores y presenten síntomas como tos, falta de aire o silbido en el pecho deben consultar de inmediato a un médico, pues con seguridad ya padecen alguna enfermedad respiratoria crónica.

Normativas inexistentes

Saúl Pérez, jefe del Departamento de Mitigación del Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales (MARN), comentó que en Guatemala no hay un reglamento que sancione a los propietarios de vehículos que contaminen el aire.

Añadió que trabajan en el borrador de un reglamento que obedece a la Ley del Cambio Climático, cuyo artículo 21 establece que el MARN y el Ministerio de Comunicaciones deben emitir una normativa que regule las emisiones del transporte público y privado.

La antigüedad de los buses es una de las principales causas de la contaminación por humo, en la capital.  (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
La antigüedad de los buses es una de las principales causas de la contaminación por humo, en la capital. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

Pérez señaló que las emisiones de gases de efecto invernadero se dividen en cinco áreas: Industria,  ganadería, agricultura, transporte y energía.

Agregó que buscan cumplir con el Acuerdo de París, que establece que en el 2030 ese tipo de emisiones disminuya en 22.6 por ciento.

Explicó que en la actualidad hay mesas de discusión que trabajan en la creación de estrategias que permitan medir las emisiones del transporte público, y que se busca que sea más eficiente, como el Transmetro, que según él, utiliza biocombustibles.

De acuerdo con Pérez, la agricultura es la actividad que más contamina en Guatemala, debido al cambio del uso de la tierra, deforestación y quema de residuos de cosecha.

Sin alternativas

Decenas de vecinos deben exponerse a la contaminación por humo, pues no tienen alternativa, ya que se dedican a actividades ambulantes o viven en zonas donde el tránsito es denso.

Ese es el caso de Mirna Pérez, quien pasa el 70 por ciento de su tiempo en la calle, donde etiende una venta de frutas, en la zona 1 de la capital.

Pérez asegura que la contaminación es notable, pero no puede hacer nada  porque necesita el dinero para sostener a su familia. Añadió que es necesario que las autoridades regulen ese tipo de contaminación y sancionen a las personas responsables.

Adolfo Chivalán, otro comerciante del Centro Histórico de la capital, asegura que quienes más padecen por la contaminación por humo son los niños y los que más contaminan son los buses urbanos, que por lo general son antiguos.

Los  buses son los vehículos que más contaminación por humo causan, señalan autoridades. En la foto se observa un extraurbano que circula por la Calzada Roosevelt. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)
Los buses son los vehículos que más contaminación por humo causan, señalan autoridades. En la foto se observa un extraurbano que circula por la Calzada Roosevelt. (Foto Prensa Libre: Érick Ávila)

“Deberían regular el modelo de las camionetas, porque muchas de estas son demasiado antiguas”, comentó Chivalán.

Para Ismael Castro la situación es preocupante, pero asegura que no tiene alternativa que exponerse al humo, pues es dependiente de una tienda  en el centro de la ciudad, por donde cada día circulan miles de automotores.

El problema de contaminación por humo es general, pero se evidencia más en lugares donde la cantidad de vehículos es elevada, como la capital, Mixco, y San Juan Sacatepéquez.

En San Juan Sacatepéquez, la contaminación por humo es tan grande que varias casas han cambiado de color. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)
En San Juan Sacatepéquez, la contaminación por humo es tan grande que varias casas han cambiado de color. (Foto Prensa Libre: Carlos Hernández Ovalle)