Guatemala

Virus, bacterias y parásitos, las enfermedades de junio en Guatemala 

¿Experimentó algún padecimiento gastrointestinal? Pudo ser víctima de una enfermedad viral, bacteriana o parasitaria, esto es lo que ocurre según el Departamento de Epidemiología del Ministerio de Salud. 

Por Roni Pocón

Personas compran alimentos en una venta ubicada en los alrededores del Hospital General San Juan de Dios. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano).
Personas compran alimentos en una venta ubicada en los alrededores del Hospital General San Juan de Dios. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano).

En mayo y junio los Virus, bacterias y parásitos alcanzan el mayor registro de casos en el año, la humedad del ambiente propiciada por el inicio del invierno facilita la proliferación de esos microorganismos que en su mayoría causan enfermedades diarreicas.

En los últimos días muchas personas en el país experimentaron enfermedades gastrointestinales, siendo la diarrea uno de los síntomas comunes a algunos los ha obligado incluso a ausentarse de sus labores.

Zulma Calderón, jefa de Supervisión Hospitalaria de la PDH 

“No existen estudios comparativos que logren demostrar que los Q21 millones que le dan al Incan logren rendir más o con otra institución diferente o con la creación de una unidad de oncología propia”

El calendario epidemiológico del país define como comportamiento normal que durante mayo y junio proliferen este tipo de enfermedades transmitidas por agua o alimentos contaminados.

Según la epidemióloga Carol Aldana durante el inicio del invierno es común que incrementen los casos de enfermedades como diarreas, hepatitis, intoxicaciones alimenticias, fiebre tifoidea, disentería y rotavirus, que provienen de la ingesta de agua o alimentos contaminados, la bacteria más común es la E. Coli comúnmente transmitida por ingesta de alimentos contaminados con heces fecales.

Antes de consumir alimentos debe asegurarse que hayan sido preparados adecuadamente para minimizar riesgos de enfermarse. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)
Antes de consumir alimentos debe asegurarse que hayan sido preparados adecuadamente para minimizar riesgos de enfermarse. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)

Los grupos más vulnerables de la población en quienes se registra el mayor número de casos es en niños entre 1 y 4 años, el segundo grupo son bebés de 0 a 1 año, el tercer grupo niños de 5 a 9 años y por último en edades comprendidas entre 25 y 39 años, los registros del 2017 evidencian que las mujeres son las más afectadas, representando el 54% de los casos.

Síntomas y prescripciones

Si usted inicia a padecer diarreas frecuentes, vómitos, fiebre (mayor de 38 grados o fiebrilla mayor de 37.5 grados) debe iniciar a hidratarse con sueros, no solo con agua, si los síntomas empeoran debe acudir a los servicios de Salud, puesto que dependiendo del sistema inmunológico y el tipo de infección, los cuadros podrían complicarse.

Calendario Epidemiológico

Aunque mayo y junio son propicios para enfermedades gastrointestinales, no se pude dejar de lado que según el calendario epidemiológico anual también incrementa el riesgo de otras enfermedades como zika, dengue, chikungunya, malaria, enfermedades respiratorias agudas, enfermedades transmitidas por alimentos y agua, intoxicaciones por plaguicidas, desnutrición aguda, intoxicación por hongos, etc.

A quienes compran comida en la calle recomiendan consumir solo alimentos que hayan sido cocidos. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)
A quienes compran comida en la calle recomiendan consumir solo alimentos que hayan sido cocidos. (Foto Prensa Libre: Roni Pocón)

Cuídese

Carol Aldana, epidemióloga 

 “La mayoría de estas enfermedades se da por transmisión fecal, la persona que la come la desecha y se transmite si no hay un buen lavado de manos”

Antojarse de algún alimentos en la calle podría ser de alto riesgo, pues con la lluvia se propagan las enfermedades, la epidemióloga explica que cuando llueve el agua acarrea cualquier tipo de desecho por lo que puede contaminarse, con cualquier microorganismo.

Según la epidemióloga es vital el lavado de manos previo a la preparación e ingesta de alimentos, además recomienda que se consuman solo comidas cocidas, porque aunque se laven los alimentos, si el agua que se utiliza para limpiarlos está contaminada se corre el mismo riesgo que comerlos sin lavar o desinfectar.