Huehuetenango

Danis López es ejemplo de cómo contribuir para cuidar el planeta

Heredar un mejor planeta para las nuevas generaciones es posible gracias a la práctica del reciclaje, la cual es amigable con el medioambiente y además permite agenciarse de fondos para el sostenimiento familiar, asegura Danis Rodolfo López Castillo, quien hace tres años abandonó su profesión de Perito Contador para dedicarse a reciclar desechos.  

Por Mike Castillo

Danis Rodolfo López Castillo, de 44 años, es perito contador, pero hace tres años abandonó su profesión para dedicarse al reciclaje. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Danis Rodolfo López Castillo, de 44 años, es perito contador, pero hace tres años abandonó su profesión para dedicarse al reciclaje. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

López Castillo cuenta que comenzó recolectando vidrio en su vivienda, en la colonia Chuscaj, zona 4 de Chiantla, Huehuetenango, donde lo clasificó y posteriormente vendió para agenciarse de fondos.

Comentó que con el paso del tiempo decidió abandonar su profesión para dedicarse junto a su esposa al reciclaje y fundó su propia empresa Transporte Miselanea y Servicios Daniels, cuya función es reciclar desechos inorgánicos, como vidrio, cartón, papel y plástico entre otros, los cuales traslada a empresas en la capital. 

"Este negocio es una bendición, pues representa una fuente de empleo para 12 personas que día a día me apoyan en la labor", expresó.

El flagelo de la basura que le llaman muchos, en realidad es una oportunidad para miles de recolectores, asegura López, quien explica que la mayoría de desechos son materiales reciclables; que al reutilizarse contribuyen a mantener yacimientos de materia prima, para que se siga explotando mediante pozos petroleros. 

Con este trabajo, se le da vida a la basura, que en realidad es un producto que mantiene un equilibrio en el ambiente, indica que por ejemplo el plástico no es más que petróleo con su reutilización se logra mantener miles de barriles de petróleo dentro de la tierra.

Los desechos clasificados son vendidas a las empresas recicladoras en la capital. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Los desechos clasificados son vendidas a las empresas recicladoras en la capital. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Lamentó que en el caso del papel y cartón el panorama sea distinto, pues por una tonelada de este material se deben cortar árboles que nunca se sabe si las empresas reforestan, “este si es problema porque mientras más toneladas se pidan se contrarresta el oxígeno y eso limita la vida en el planeta”, aclaró. 

Para López Castillo el calentamiento global es el comienzo de una promesa bíblica de destrucción, los huracanes toman mayor fuerza y su destrucción es cada vez mayor, por lo que la responsabilidad del ser humano es reutilizar para que se mantenga un equilibrio.

  • Lea también: Buscan reducir efectos que producen cerca de un millón de toneladas de desechos

Asegura que hace nueve años cuando inició a trabajar con basura, no imaginó que viviría de eso; sin embargo, reconoce que ha sido una ardua tarea que le permite dejar un mejor lugar para que disfruten las futuras generaciones.

Recuerda que la idea de dedicarse al reciclaje surgió hace tres años cuando quedó desempleado y vio una oportunidad para fundar su negocio.  

Almacenar

López resaltó que recolectar desechos es una tarea difícil y agotador, pues se debe trabajar de sol a sol y sobretodo tratar con muchas personas que no creen en la reutilización de los desechos y se niegan a venderlos.

Explica que hay clientes que tuvieron tiendas almacenaron botellas de vidrio que optan por no venderlas, pues aseguran que solo les pagan Q15 por el quintal.

  • Le puede interesar: Esta cantidad de basura llega a producir una persona al día

“Algunas personas me decían déjelo aquí que se pierda, al tiempo ellos mismos me llamaron para venderlo, lo cual ha hecho que mi negocio crezca”, indicó.

López Castillo fundó su propia empresa y contrató a 12 personas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
López Castillo fundó su propia empresa y contrató a 12 personas. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)