Huehuetenango

Hallazgo de especies que se creían extintas sorprende a científicos

Ambientalistas y científicos redescubrieron recientemente cuatro especies que se pensaba estaban extintas, lo que han calificado como un acontecimiento “increíble e inesperado”.

Por César Pérez Marroquín

Ejemplar de la salamandra trepadora del Jackson que fue vista en de Yal Unin Yulhitz, Los Cuchumatanes, Barillas, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Vásquez)
Ejemplar de la salamandra trepadora del Jackson que fue vista en de Yal Unin Yulhitz, Los Cuchumatanes, Barillas, Huehuetenango. (Foto Prensa Libre: Carlos Vásquez)

El hallazgo que más llama la atención es el de un ejemplar de salamandra trepadora de Jackson, en montañas de Yal Unin Yulhitz, Barillas, Huehuetenango, pues según registros, su último avistamiento fue hace 42 años, por lo que se creía extinta.

El anuncio fue hecho el lunes último a través de un comunicado por Global Wildlife Conservation (GWC), con sede en Texas, EE. UU. y que efectúa investigaciones en reservas de Guatemala en busca de especies  desaparecidas.

“La iniciativa Search for Lost Species celebra hoy el increíble e inesperado redescubrimiento de la primera de sus 25 especies perdidas más buscadas, la salamandra de escalada de Jackson (Bolitoglossa jacksoni), perdida para la ciencia desde su descubrimiento en 1975", refiere el documento.

"El redescubrimiento llega meses antes de una expedición organizada a la cordillera de Cuchumatanes en Guatemala para buscar al animal, y fue posible en parte porque un grupo de organizaciones, incluyendo Global Wildlife Conservation y Rainforest Trust, establecieron la Reserva de anfibios Finca San Isidro en 2015 para ayudar a proteger la especie hábitat”, señala el comunicado.

“Me encanta esta historia porque transmite cómo la protección del hábitat brinda a las especies una gran posibilidad de sobrevivir en este planeta”, dijo Don Church, presidente de GWC y líder de búsqueda de especies perdidas.

Rana Plectrohyla guatemalensis, vista por estudiantes de Agricultura en la finca San Rafael Las Hortensias, Santiago Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Cortesía Pedro Miguel Mendizabal)
Rana Plectrohyla guatemalensis, vista por estudiantes de Agricultura en la finca San Rafael Las Hortensias, Santiago Sacatepéquez. (Foto Prensa Libre: Cortesía Pedro Miguel Mendizabal)

De acuerdo con GWC, el avistamiento fue hecho por Ramos León, guardia de la Reserva de Anfibios de la Finca San Isidro,  quien la fotografió para mostrarla a expertos de la Universidad de San Carlos y de la Fundación para la Conservación y el Ecodesarrollo (Fundaeco) que investigan la especie, quienes determinaron que se trata de la salamandra trepadora del Jackson.

El ejemplar fue visto 300 metros arriba de donde la especie fue descubierta en 1975 por Jeremy Jackson y Paul Elias, dos estadounidenses que exploraban las selvas de Guatemala.





En grave peligro

Recientemente se anunció el hallazgo de tres especies, dos reptiles y una araña, en la Cordillera Alux, lo que de acuerdo con expertos de la Fundaeco, es muestra de las buenas condiciones en las que se encuentra el bosque del área metropolitana, pues ofrece las condiciones para que estas se conserven. 

Se trata de una rana Plectrohyla guatemalensis, vista por estudiantes de Agricultura en la finca San Rafael Las Hortensias, Santiago Sacatepéquez, y de la cual no se tenía registro desde hace varios años.

También fue localizada en esa cordillera una araña de la especie Pseudocellus alux, común en zonas de Chiapas, México; además, se reporta el avistamiento de una salamandra Bolitoglossa kaqchiquelorum, que al igual que las anteriores, se encuentra en peligro crítico de extinción, por lo que su presencia en esas zonas ofrece oportunidades para la conservación de las especies.

Salamandra Bolitoglossa kaqchiquelorum, vista en bosques de la Cordillera Alux. (Foto Prensa Libre: cortesía Carlos Vásquez)
Salamandra Bolitoglossa kaqchiquelorum, vista en bosques de la Cordillera Alux. (Foto Prensa Libre: cortesía Carlos Vásquez)

Gabriel Valle, ambientalista de la Fundaeco, comentó: “Con estos hallazgos aumenta nuestro compromiso para promover la investigación científica que nos permita mejorar los proyectos de conservación y hacer de las reservas lugares idóneos para las especies”.

Además, dijo que a partir de esto redescubrimientos crecerá el interés de científicos internacionales por estudiar los bosques de Guatemala, principalmente los del área metropolitana.