Huehuetenango

Padres esperan los restos de su hijo, migrante, asesinado en EE. UU.

Familiares de Léster Bertoni Mateo Recinos quien fue ultimado en  Estados Unidos, esperan que el cuerpo sea repatriado este fin de semana.

Por Mike Castillo

Un grupo de amigos en aquel país se unieron para hacer una colecta y reunir el dinero para la repatriación del cadáver y en Guatemala los huehuetecos ofrecieron apoyar con los gastos funerarios, debido a que la familia no cuenta con dinero.

Entre escenas de dolor y desconsuelo, parientes de Mateo Recinos, quien el miércoles último hubiera cumplido  24 años, relataron que el joven huehueteco llevaba 15 meses de vivir en EE. UU., donde fue agredido y luego arrollado por cuatro sujetos que le causaron la muerte, con lo que truncaron su sueño de graduarse de fisioterapista.

El 2 de diciembre del 2015, Mateo Recinos, al no encontrar  trabajo convenció a sus padres, que residen en una humilde vivienda de Cambote, zona 11  de Huehuetenango, de que prestaran Q60 mil para emprender la travesía en busca del sueño americano.  Veintiún días después llegó al territorio estadounidense y se instaló en Nueva Jersey, donde trabajó en lo que pudo.

Los primeros meses envió dinero para pagar la deuda. En el invierno pasado, la casa de sus padres se quedó sin techo y él corrió con los gastos de reparación. “Creemos que aún se deben unos Q40 mil de lo que se le pagó al coyote que se lo llevó”, dijo Tomás de Aquino Mateo Antonio, padre del joven.

Tomás Mateo Antonio y su esposa Gladys Recinos, padres de Léster Bertoni Mateo Recinos.(Prensa Libre: Mike Castillo)
Tomás Mateo Antonio y su esposa Gladys Recinos, padres de Léster Bertoni Mateo Recinos.(Prensa Libre: Mike Castillo)

Relató que su hijo fue víctima de la violencia, aunque no tiene muchos detalles. Saben que fueron cuatro los individuos que lo asaltaron y lo golpearon antes de arrollarlo, lo cual no comprenden, pues él tenía sueños y metas que alcanzar. Se fue con la maleta cargada de ilusiones y ahora esperan su regreso en un féretro. 

“Exigimos a las autoridades de Estados Unidos que se haga justicia y que los responsables de la muerte de mi hijo sean encarcelados”, clamó Mateo Antonio entre lágrimas, al reconocer que el sueño ha terminado en pesadilla.

Viven calvario

“Cada día que pasa es como si fuera un año de dolor y calvario para nosotros. Esta es una experiencia terrible”, lamentó el padre, al recordar que no querían que su hijo se fuera, pero la necesidad hizo que accedieran a pedir prestado dinero a  familiares y amigos para pagar la travesía que terminó en tragedia.

Recordó que a base de sacrificio migraron de Barillas a Huehuetenango, donde criaron a sus cinco hijos. Mateo Recinos se graduó de maestro de Educación Física, buscó  empleo pero no encontró. Su aspiración era trabajar y construir una casa para sus padres, reunir dinero y estudiar Fisioterapia.

“La violencia no tuvo compasión de mi hijo ni de mi familia. Como cristiano no sé cómo explicarlo, por eso pido la justicia humana”, resaltó el padre.

Ranferí Recinos, abuelo del joven, lo recuerda como un muchacho lleno de vida.  “Lo extrañan todos porque se le conoció como alguien honesto y decente”, dijo.

Familiares afirman que pese a su pobreza, el joven compartió con un grupo de personas con capacidades especiales a quienes apoyaba económicamente, y estas, al enterarse, llegaron a la vivienda para solidarizarse con la familia.

Los padres del joven piden justicia a las autoridades estadounidenses.(Prensa Libre:Mike Castillo)
Los padres del joven piden justicia a las autoridades estadounidenses.(Prensa Libre:Mike Castillo)

Sus últimas palabras

Gladys Recinos, madre de Léster, relató entre lágrimas  que el día de su muerte habló con ella por teléfono para decirle que luchaba para mejorar sus condiciones económicas.

“Madre, el miércoles voy a cumplir 24 años. Te prometo que dos años más voy a estar aquí y luego regreso para seguir estudiando”, fueron las últimas palabras que escuchó de él.

“Le gustaba bromear y siempre estaba enfocado en sus estudios, con ganas de superarse para mejorar la situación personal y la de su familia”, refirió la madre.