Huehuetenango

Masacran a familia campesina cuando retornaba de trabajar 

Un hombre, su esposa y su hija menor murieron baleados la noche del miércoles último, cuando sujetos los interceptaron en un camino desolado de Santa Ana Huista, Huehuetenango.

Por Redacción

Los tres cadáveres fueron trasladados al edificio donde funciona la morgue en la ciudad de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre).
Los tres cadáveres fueron trasladados al edificio donde funciona la morgue en la ciudad de Huehuetenango. (Foto Prensa Libre).

Una fuente informó que las víctimas retornaban de sus labores agrícolas cuando fueron atacados en el cantón El Campo, camino hacia la comunidad El Tabacal, en el referido municipio.

De acuerdo con información preliminar, las víctimas son de escasos recursos y se desconoce la causa del ataque. Los tres cadáveres fueron trasladados a la morgue de la ciudad de Huehuetenango. 

Una familiar indicó que desconoce el motivo del ataque, pues sus parientes no estaban amenazados. 

En el lugar del ataque, investigadores localizaron seis casquillos de arma de fuego y dos ojivas.

De acuerdo con las primeras pesquisas, los malhechores luego de haber matado a los dos adultos, persiguieron a la menor por un barranco y le dispararon. Se informó que un menor de 8 años quedó en la orfandad. 

Víctimas

  • Arnulfo Torres Aguilar, de 30 años
  • Adriana Emeteria Vicente Recinos, de unos 36 años. 
  • Geidy  Anabelly Torres Vicente, 12.

Carolina Gutiérrez, delegada de la Red Mesoamericana Mujer, Salud y Migración, condenó el hecho que violentó los derechos humanos de una niña. Añadió que lo sucedido es un reflejo de la prevalencia de la saña que afecta la integridad de las mujeres

Manifestó que el Estado debe promover el respeto; por lo que es necesario desde la sociedad civil tomar acciones para eliminar la violencia contra la mujer.

Dijo que la muerte de esta familia es una muestra de intimidación que criminales utilizan para mantener poder, sin importar el daño que se causa a los guatemaltecos.

Otro crimen en 2016

Un caso que conmocionó a Huehuetenango, fue la muerte de una joven estudiante que murió baleada en febrero 2016 en la zona 9 de la cabecera de Huehuetenango, donde desconocidos la atacaron y le robaron la motocicleta en la que viajaba.

Autoridades informaron en esa ocasión que la víctima fue identificada como Sherlyn Beraly Lajuj Ramos, de 19 años, quien se dirigía a la Escuela Nacional de Educación Física, donde cursaba Bachillerato en Educación Física.

Investigadores detallaron que el cadáver tenía seis heridas de bala de calibre ignorado. Según hipótesis, el móvil del hecho podría haber sido el robo de la motocicleta.