Huehuetenango

Tres albañiles mueren intoxicados y 17 personas más son rescatadas

Lo que empezó como una jornada normal de trabajo se transformó en una pesadilla para un grupo de albañiles que utilizaron una bomba de gasolina para extraer el agua de un tanque de captación, en El Rancho, Aguacatán, Huehuetenango. Tres personas murieron y 17 fueron rescatadas.

Por Mike Castillo

Vecinos observan los cuerpos de los albañiles que murieron intoxicados en El Rancho, Aguacatán. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Vecinos observan los cuerpos de los albañiles que murieron intoxicados en El Rancho, Aguacatán. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

El socorrista Wálter Gómez, de la Patrulla Especial de Rescate de los Bomberos Voluntarios, informó que las víctimas mortales fueron identificadas como Alejandro Claudio Gómez Herrera, de 43 años; Martín Calmo Cardona, 50; y Miguel Ángel Cardona López, 64.

Además, rescataron a  Felipe López Ixtoc, 43; y Mario Castro Hernández, 54, quienes fueron trasladados al Hospital Regional de Huehuetenango.

“Los cuerpos ya se encontraban cubiertos con cobijas proporcionadas por algunos vecinos, quienes se alarmaron y sufrieron crisis nerviosa”, comentó Gómez.

Las víctimas murieron por intoxicación por monóxido de carbono. “Inhalaron humo de un generador de gasolina que introdujeron al tanque de captación de agua donde trabajaban”, explicó el socorrista.

Añadió que otras 15 personas habrían sido trasladadas a distintos centros asistenciales por intoxicación cuando intentaban  rescatar a las víctimas mortales.

Vecinos trasladaron en vehículos particulares a  15 personas a diferentes centros asistenciales. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)
Vecinos trasladaron en vehículos particulares a 15 personas a diferentes centros asistenciales. (Foto Prensa Libre: Mike Castillo)

Faustino Palacios, vicepresidente del Consejo Comunitario de Desarrollo (Cocode) de la referida aldea, explicó que Cardona López trabajaba dentro del tanque y por la acumulación de humo pidió ayuda a dos de sus compañeros; sin embargo, los tres murieron intoxicados.

Relató que un grupo de vecinos se sumó a las tareas de rescate, aunque poco pudieron hacer, pues los tres ya habían fallecido. “Es muy triste lo ocurrido porque nadie se imaginó que terminaría en tragedia”, expresó el líder comunitario.

Palacios manifestó que ante la desesperación por los gritos de los trabajadores, algunos vecinos abrieron agujeros en las paredes del tanque de agua para que saliera el humo. Añadió que dos de las víctimas son originarias de El Rancho y el otro de Rosario.

"La tragedia ha consternado a las comunidades, sobre todo porque Gómez Herrera y Calmo Cardona llegaron para ayudar, sin imaginar que encontrarían la muerte", resaltó.