Izabal

Familias de Baja Verapaz fueron llevadas con engaño para trabajar en finca de café

Frustrados y engañados dijeron sentirse 32 guatemaltecos que fueron rescatados en Honduras por las  autoridades, pues habían sido  llevados a ese país con promesa de trabajo, pero  luego de haber cumplido sus labores fueron abandonados a su suerte sin haber recibido el pago correspondiente.

Por Dony Stewart

Mujeres y niños, junto a costales donde guardan ropa, esperan en la frontera de Corinto, entre Honduras y Guatemala, luego de que fueran víctimas de trata de personas y explotación laboral en aquel país. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Mujeres y niños, junto a costales donde guardan ropa, esperan en la frontera de Corinto, entre Honduras y Guatemala, luego de que fueran víctimas de trata de personas y explotación laboral en aquel país. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Sheny Juárez Xol, delegada de la Procuraduría General de la Nación (PGN) en Izabal, expresó que  es un caso de trata de personas para explotación laboral, algo en lo que hay que ejercer mayor control, pues  las autoridades solo se han concentrado en quienes son trasladados al norte del continente.

De acuerdo con  información del consulado guatemalteco en San Pedro Sula, los connacionales fueron localizados por la Cruz Roja cuando dormían  en un parque de Las Vegas, Santa Bárbara,  por lo que los albergaron,  y contactaron al consulado  para coordinar su repatriación.

El cónsul Luis Eduardo Ferraté indicó  que el grupo  está integrado por  familiares que viajaron desde Cubulco, Baja Verapaz, con  engaños de un contratista, para laborar en  la siembra de café en alguna de las fincas de la región montañosa de Santa Bárbara.

Añadió que se cree que  fueron   llevados de forma ilícita y utilizaron algún paso ciego cercano a la frontera El Florido, entre Camotán, Chiquimula, y Copán, Honduras, ya que no hay registros de su ingreso en ese país y muchos de los menores no cuentan con certificado de nacimiento.

Ferraté señaló que es necesario que guatemaltecos conozcan  este caso para que no caigan en engaños sobre   buen salario y mejores condiciones laborales, pues la realidad es otra y solo son utilizados y luego abandonados a su suerte.

“Afortunadamente los encontró gente de buen corazón que les brindó abrigo y comida. Luego de un proceso de seis horas logramos coordinar y viajar 225 kilómetros para traerlos a la frontera de Corinto, donde autoridades de la Procuraduría General de la Nación  los apoyarán y buscarán retornarlos a su lugar de origen”, detalló.

Testimonios

“Vimos la oportunidad de un mejor futuro para nuestras familias, ya que por las lluvias los cultivos quedaron dañados en Baja Verapaz y necesitamos trabajar para  comer”, relató Amílcar García, uno de  los engañados por un contratista que les prometió “un buen pago”.

Una mujer cambia lempiras a quetzales en la frontera de Corinto, entre Honduras y Guatemala, luego de que   fueron víctimas de explotación laboral. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)
Una mujer cambia lempiras a quetzales en la frontera de Corinto, entre Honduras y Guatemala, luego de que fueron víctimas de explotación laboral. (Foto Prensa Libre: Dony Stewart)

Añadió que vio una buena opción porque se  quedó sin cosecha,  y el contratista les dijo que   en  Honduras trabajarían en el corte y  siembra  de café, pero que la realidad fue otra, pues  trabajaron por un tiempo y no les pagaron lo ofrecido.

Después,   el jefe de la finca les manifestó que ya no había tierras para trabajar y que debían abandonar el lugar, por lo que fueron sacados de allí sin haberles pagado.

“Nos dijeron que se ganaba bien, y ya en  el lugar no fue así. Al principio nos pagaron una mínima cantidad, pero no correspondía a lo trabajado. Nos llevamos a nuestras familias porque no las podíamos dejar abandonadas y sin comida en Cubulco”, manifestó.

“Fuimos engañados, porque nos dijeron una cosa y en el lugar la realidad fue otra. Fuimos abandonados en un país que no conocemos, pero gracias a Dios la Cruz Roja nos ayudó. Es triste que tengamos la necesidad de abandonar nuestro país por falta de trabajo”. expresó Jorge Santiago, otro de los afectados.

Apoyarán a familias

Juárez explicó que apoyarán a las personas  engañadas para que retornen a su lugar de origen, por lo que se ha establecido comunicación con el gobernador de Baja Verapaz para que busque los mecanismos de apoyo para los afectados. Añadió que en el  grupo hay mujeres y niños que necesitan ser examinados por un médico, pues tienen signos de deshidratación.