Petén

Allanamientos en Petén terminan sin capturas, por posible fuga de información

Debido a los crímenes que se han registrado en esa región, el Ministerio Público (MP) y la Policía Nacional Civil (PNC), efectuaron una serie de allanamientos con el objetivo de localizar a presuntos sicarios, armas de fuego y drogas.

Por Rigoberto Escobar

Peritos del MP contabilizan todos los teléfonos localizados en las pesquisas.(Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Peritos del MP contabilizan todos los teléfonos localizados en las pesquisas.(Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Los operativos se efectuaron en La Libertad, Melchor de Mencos y Las Cruces. En San Benito y Santa Elena, Ciudad Flores, poblados que conforman el área central, donde más hechos de violencia se han reportado.

Las diligencias se hicieron en viviendas de los barrios Las Flores, El Panorama, Caridad, Vista Hermosa, en San Benito, también en la segunda y tercera lotificación en Santa Elena, en donde se incautaron 62 teléfonos celulares, similar cantidad de chips, dos computadoras portátiles, una tablet, y cinco municiones calibre 38 especial.

En la División Especializada de Investigación Criminal se confirmó que los allanamientos se efectúan en seguimiento a denuncias de hechos delincuenciales que se han suscitado en la última semana.

Bandas

Investigadores policiales aseveraron que están en busca de bandas de sicarios, roba motocicletas y vehículos. Al concluir las pequisas no se reportaron capturas, posiblemente por fuga de información dijeron los agentes.

En los allanamientos no se reportaron capturas.(Prensa Libre:Rigoberto Escobar)
En los allanamientos no se reportaron capturas.(Prensa Libre:Rigoberto Escobar)

Adriana Girón Arango, gobernadora de Petén, argumentó que las operaciones se harán en otros municipios y abarcarán registros en rutas principales, para lo cual recibirán apoyo de las fuerzas castrenses.

Vecinos residentes del área central, dijeron que en Santa Elena y San Benito se han registrado tres crímenes en las últimas semanas, las víctimas han sido un profesional del derecho, un maestro de música y el  hijo de un pastor evangélico.