Petén

Con pastel y piñata, don Carlos festeja 100 años de vida

Con serenata y un servicio religioso, Carlos Cunil Gutiérrez, conocido como don Carlitos, originario de San Andrés, Petén, y residente en San Benito, festejó con su familia este domingo sus 100 años de vida, ¿su secreto?: “comer alimentos naturales, evitar desvelos y ser temeroso de Dios”, asegura.

Por Rigoberto Escobar

Archivado en:

Ciudades Longevo Petén
A pesar de su dificultad para caminar, Don Carlos festejó su cumpleaños.(Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
A pesar de su dificultad para caminar, Don Carlos festejó su cumpleaños.(Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

“Es una gran bendición que mi padre haya cumplido un siglo de vida, siempre ha sido un hombre fuerte y estamos agradecidos por sus consejos, que Dios me lo proteja y siga cuidando, estamos felices”, dijo Rosa Cunil, hija mayor de don Carlitos.

Andrés Rosales, vecino del barrio El Trébol, San Benito, indicó que es una alegría festejar junto a don Carlitos, ya que ha sido una persona educada y servicial.

“Dios derrame muchas bendiciones en su hogar”, expresó.

Con pasos cortos pero firmes y con voz clara, don Carlitos explicó que la clave perfecta para llegar a los 100 años, es cero alcohol, estar siempre con Dios y alimentarse de la misma naturaleza, macal, camote, mora, plátano entre otros alimentos, además no tener vicios ni desvelarse.

Familia

Cunil Gutierrez procreó 10 hijos, 7 hombres y 3 mujeres, tiene 130 nietos, 88 bisnietos y 14 tataranietos. Nació en una finca que se halla a 40 kilómetros de la cabecera departamental, actualmente tiene 60 años de vivir en barrio El Trébol de la zona urbana de San Benito.

A la fiesta de cumpleaños se sumaron familiares, vecinos y amigos, quienes festejaron a lo grande, la actividad se desarrolló en el salón social municipal, en el recorrido de su vivienda al área, se observó una fila de vehículos que siguieron el mototaxi donde fue trasladado el festejado.

Don Carlitos se dedicó a la agricultura, con labrar la tierra sacó adelante a sus hijos, aún mantiene viva la costumbre de acostarse a las 18 horas y levantarse a las 4 horas, e inicia el día con una plegaria especial para el Creador del universo.