Petén

Esposos fueron ultimados en su vivienda la medianoche del 31 de diciembre

La Policía Nacional Civil (PNC) investiga la muerte de un hombre y su esposa, que se presume fueron ultimados en los primeros minutos del 1 de este mes, cuando delincuentes ingresaron a su vivienda y aprovecharon el ruido de la quema de pirotecnia para cometer el doble crimen, en Sayaxché. 

Por Rigoberto Escobar

Familiares esperan la entrega de los cuerpos de los esposos afuera del Inacif en Sayaxché. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Familiares esperan la entrega de los cuerpos de los esposos afuera del Inacif en Sayaxché. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

De acuerdo con investigaciones de la PNC, los delincuentes entraron a la vivienda de los esposos Rosalinda López, de 58 años, y Adán Mejía, 62, y luego de una discusión los atacaron a balazos.

El parte policial indica que los malhechores aprovecharon el ruido de los juegos pirotécnicos de la celebración del Año Nuevo, con el fin de no levantar sospechas entre los vecinos e ingresar por la parte de atrás del inmueble, en la comunidad La Nueva Libertad.

Vitalino Vicente, presidente del Comité Comunitario de Desarrollo de la referida comunidad, dijo que la pareja tenía unos 20 años de residir en el área.  

Manifestó que lo sucedido causó indignación entre los vecinos, ya que ambas víctimas se dedicaban a trabajos de agricultura y no tenían problemas con personas del sector. 

Agregó que el doble crimen fue descubiertos una hora después de la quema de cohetillos, por un grupo de vecinos que llegó a la vivienda con la intención de visitar a la pareja, pero al no ser atendidos, optaron por entrar y descubrieron los dos cadáveres.

Un agente de la División Especializada en Investigación Criminal dijo que el móvil del ataque podría tratarse de problemas personales, pero para no entorpecer la investigación, el caso se mantiene en reserva.

Técnicos del Ministerio Público localizaron varios casquillos calibre 9 y 45 mm en la escena. Ambas víctimas tenían heridas en la espalda y rostro.

Familiares y amigos exigieron a las autoridades investigar ambas muertes, pues aseguran que las víctimas eran buenas personas y no merecían morir de esa manera.

"Los esposos en ningún momento comentaron que estuvieran bajo amenazas de muerte. Exigimos justicia", dijo un vecino.