Petén

Temperatura llega a 38 grados en área central de Petén

Las aguas del lago Petén Itzá, fue uno de los lugares con mayor afluencia este miércoles debido a que el termómetro llegó a 38 grados centígrados.

Por Rigoberto Escobar

Turistas aprovechan la tarde calurosa para navegar en el lago Petén Itzá. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Turistas aprovechan la tarde calurosa para navegar en el lago Petén Itzá. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Residentes en Santa Elena, Ciudad Flores, San Benito y la Isla de Flores, buscaron un refugio fresco donde aplacar un poco el intenso calor que agobió a la población, pues a la intemperie llegó a los 41 grados.  

Manuel Cano, residente de San Benito, indicó que todas las tardes se refresca en el malecón de la Isla de Flores. “El calor es insoportable. Luego del descanso me baño en el lago y regreso a mi hogar a eso de las 21 horas.

Florencio Valdez, vendedor de helados de Santa Elena

La época calurosa es donde vendemos un poco más. Vendo al día cerca de un centenar de helados, más en horas de la tarde. Las paletas de hielo son las que más se venden. Al final agradezco a Dios por mis ventas, pero termino cansado.

Johana Calderón, vecina de la capital, indicó que su estadía en Petén obedecía a trabajo, pero debido al intenso calor aprovechó y con sus compañeros pasaron la tarde en la Isla de Flores. Añadió que está impresionada por la belleza del lago y sus áreas turísticas.

Geovany Martínez Felipe, delegado la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), indicó que al mediodía el termómetro marcó 40 grados centígrados, y en la sombra 38. Luego, a las 15 horas, subió a 41 grados, con una sensación de 45 grados, que también se sentían en San José, San Andrés, y otras áreas que rodean el lago Petén Itzá.

Humberto Azurdia, médico residente en Santa Elena, Ciudad Flores, indicó que los cambios climáticos propician enfermedades propias de la época, como infecciones en la piel, dolor de cabeza y mareos, así como irritaciones de ojos y deshidratación en personas que trabajan bajo el sol, por lo que recomendó tomar agua pura en vez de gaseosas y otros líquidos.

Pobladores y mascotas buscan refrescarse en el lago Petén Itzá, debido a que la temperatura llegó a 38 grados centígrados. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Pobladores y mascotas buscan refrescarse en el lago Petén Itzá, debido a que la temperatura llegó a 38 grados centígrados. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

Explicó que con el calor que se ha desatado, la población infantil es la más vulnerable a enfermedades,  pues padecen de una diversidad de alergias, así como varicela y diarrea.  Sugirió que se utilice ropa adecuada para la época.

En un recorrido por el malecón de la Isla de Flores, el barrio La Ermita, San Benito, y Península de San Miguel, se observó a turistas locales y extranjeros que se refrescaban en aguas del lago. Algunos utilizaban cayucos artesanales, cayacks y lanchas y visitaban los diferentes balnearios y otros puntos de interés turístico.

Florencio Valdez, vendedor de helados de Santa Elena, expresó: “La época calurosa es donde vendemos un poco más. Vendo al día cerca de un centenar de helados, más en horas de la tarde. Las paletas de hielo son las que más se venden. Al final agradezco a Dios por mis ventas, pero termino cansado”.