Petén

Tres muertos, entre ellos un policía, por ataque armado en Poptún

Un incidente armado que se registró esta tarde en la zona urbana de Poptún dejó el saldo de una trabajadora del sexo, un agente de la Policía Nacional Civil y un supuesto delincuente muertos.

Por Rigoberto Escobar

Archivado en:

Ciudades Petén Violencia
Policías vigilan el exterior del negocio donde ocurrió el hecho. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)
Policías vigilan el exterior del negocio donde ocurrió el hecho. (Foto Prensa Libre: Rigoberto Escobar)

La Comisaría de Santa Elena, Flores, informó que los fallecidos fueron identificados como Marta Cuc Caal, de 32 años, Mynor Alexander Bol Cu, 26;  agente policial y Dimas Galicia Gomez, presunto delincuente. Las autoridades capturaron a otro hombre, Segura Castro, otros supuesto atacante, que posee antecedentes por doble homicidio y lesiones.

Según el informe policial, los atacantes ingerían licor en interior de la cantina Rosales, zona 1, del barrio El Centro, zona urbana de Poptún, a 100 kilómetros de la cabecera departamental, cuando discutieron con varias empleadas, una de ellas fue sacada a la fuerza a la calle y le dispararon.

Cuando llegaron cuatro agentes policiales para averiguar lo que sucedía fueron recibidos a balazos y se originó un enfrentamiento en el cual resultaron con heridas Bol Cu y Galicia Gomez. Fueron llevados a un hospital local donde fallecieron. 

Autoridades policiales lamentaron el hecho debido que el agente fallecido, era un agente que recién había ingresado a la institución y que hacía su trabajo con disciplina. Informaron que el detenido está bajo custodia en el hospital local, debido que cuando forcejeó con los agentes captores cayó al suelo y se golpleó.

Mynor Alexander Bol Cu, 26, agente fallecido. (Foto: PNC)
Mynor Alexander Bol Cu, 26, agente fallecido. (Foto: PNC)

En la escena del crimen, técnicos de la sección de evidencias del Ministerio Público, localizaron varios indicios. La mujer tenía heridas en la cabeza y rostro, varios vecinos que pasaban por el lugar al momento del ataque, observaron cuando los dos hombres sacaron a la mujer. 

Las  primeras investigaciones dan cuenta de que tanto el delincuente fallecido y el apresado tenían la costumbre de consumir en las ventas de alcohol  y bajo amenazas de muerte a las empleadas, se retiraban sin cancelar.