Quetzaltenango

Deterioro del patrimonio cultural causa preocupación en quetzaltecos

La falta de luminarias y de agentes de seguridad municipal  propicia que  el frente  del Teatro Municipal de Xelajú se haya transformado en   cantina pública, denuncian representantes de varios sectores de esa ciudad.

Por Carlos Ventura

Grupos de jóvenes utilizan el frente del Teatro Municipal de Xela para consumir bebidas alcohólicas. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Grupos de jóvenes utilizan el frente del Teatro Municipal de Xela para consumir bebidas alcohólicas. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Sebastián Marroquín, promotor cultural de Xela, lamentó que las autoridades municipales muestren  poco interés por preservar  el patrimonio cultural  de los quetzaltecos.

“No es posible que en el teatro pernocten jóvenes que ingieren licor y escandalicen.  La oscuridad es aprovechada por los alcohólicos, que no  saben lo que significa ese edificio  para nosotros. Pero lo más triste es que el alcalde y el Concejo son de los que ni siquiera saben de la valiosa historia que es parte de Xela”, lamentó Marroquín.

La escritora quetzalteca Rosario López dijo que es urgente que las autoridades locales asuman su responsabilidad y que no permitan que el frente  del Teatro se convierta en un escenario fatal. 

Vecinos solicitan a las autoridades que se le de mantenimiento al patrimonio cultural. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Vecinos solicitan a las autoridades que se le de mantenimiento al patrimonio cultural. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

“El alcalde parece que no es de Xela, porque no ve el daño que se le está haciendo al teatro municipal. Muchos  alcohólicos  llegan y  orinan sobre los pilares de piedra, y ante  esa situación, ¿dónde está la autoridad?”, criticó López, y  añadió que es urgente que las autoridades  se interesen en la cultura e impulsen acciones para proteger los monumentos  históricos.

Actos inmorales

Para  los vecinos  de áreas cercanas al teatro el problema no es solo el consumo de bebidas alcohólicas en el lugar, sino que   han visto  parejas cometiendo actos inmorales,  aprovechando la oscuridad.

Un poblador que prefirió no dar su nombre comentó que el problema empeora  durante los fines de semana y días festivos; sin embargo, ninguna autoridad hace algo para  evitarlo, mientras los daños al ornato del lugar cada día son mayores.

De acuerdo con  registros históricos, la construcción del  Teatro Municipal se inició  en 1889, durante el gobierno del general Manuel Lisandro Barillas, y fue concluido  el 19 de julio de 1895. El  18 de abril de 1902, la ciudad de Quetzaltenango fue sacudida por un terremoto que dañó la estructura, pero el  21 de noviembre de 1908 se inauguró la segunda y actual fachada del  teatro, ubicado en la zona 1 de Xelajú.

“Qué triste que nadie haga algo al respecto. Aquí solo hay que venir de jueves a sábado y se pueden dar cuenta de lo grave que es el problema”, manifestó el  poblador.

Postura

El alcalde  Luis Grijalva señaló que  han tomado en cuenta las demandas de los pobladores para proteger el edificio, pero por falta de presupuesto no  han podido fortalecer a la Policía Municipal, cuyos agentes  están a cargo de resguardar esos inmuebles.

“Trabajamos  en la protección de nuestros edificios, pero  lastimosamente, durante años, en Xela no invirtieron en los que tienen que hacer ese trabajo y ahora es un problema”, comentó el jefe edil.

“Le  pedimos a los padres de familia que controlen a sus  hijos, porque muchos jóvenes se dedican al consumo de licor y a dañar  el ornato de la ciudad”,  exhortó Grijalva.