Quetzaltenango

Daños en infraestructura del Invo se agravan por nuevo temblor

Los daños en la infraestructura del Invo se agravaron por el temblor de la noche del jueves, lo que casas preocupación por la seguridad de los estudiantes.

Por Carlos Ventura

Los muros del establecimiento educativo tienen grietas más grandes, debido al terremoto del pasado jueves. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Los muros del establecimiento educativo tienen grietas más grandes, debido al terremoto del pasado jueves. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Padres de familia de estudiantes del Instituto Nacional para Varones de Occidente (Invo) responsabilizan a las autoridades del Ministerio de Educación (Mineduc) por la falta de atención al edificio donde reciben clases y que se dañó por el temblor de junio último.

Santos García, padre de un estudiante de segundo básico, estima que el otro año será un calvario para su hijo y sus compañeros, debido a que no se ve voluntad de las autoridades para reparar los daños.

“Está finalizando el ciclo escolar y los jóvenes tienen problemas porque hay un área restringida, pero no hay gente que esté trabajando en los daños que ocasionó el temblor de junio y ahora se agravaron con el terremoto”, expresó.

Ana Maldonado, madre de un estudiante de tercero básico, manifestó que es urgente que las autoridades atiendan el problema del edificio, ya que podría colapsar por el último sismo y los más perjudicados serían los jóvenes.

Padres de familia temen que las paredes del Invo colapsen. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Padres de familia temen que las paredes del Invo colapsen. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Carlos López, director de la dirección departamental de Educación, dijo que ya fueron enviados los informes de los daños al Mineduc y que se está a la espera de las acciones a tomar, en base a lo que refiera dicha cartera, que tendrá que solicitar un presupuesto.

Revisión de expertos

En julio último, expertos recomendaron no demoler el Invo, pero si ponerle atención inmediata.

Rodolfo Asturias Méndez, conservador de edificios históricos, señaló que pese a los daños ocasionados por el sismo, el edificio del Invo no amerita demolición.

Agregó que para restaurarlo se necesitarían dos años y una inversión de unos Q4 millones. El edificio resultó con daños luego del sismo del pasado 14 de junio que afectó el suroccidente del país.

Asturias comentó que dos esquinas de las cornisas del salón se cayeron y que varias aulas fueron dañadas, pero lo que preocupa es que ese edificio tiene más de 125 años y no se le ha dado el mantenimiento debido, por lo que la restauración es urgente; de lo contrario los daños serán irreversibles.

“Las cornisas necesitan refuerzos. Hay desplome de paredes y eso es peligroso, porque si hay otro sismo se corre el peligro de que se desprenda. No hay necesidad de botar, pero sí de trabajar rápidamente”, afirmó.

El arquitecto José María Magaña señaló que los daños son menores, pero todo podría complicarse porque hay áreas expuestas a la lluvia y la humedad debilita la parte dañada.

Los expertos, que fueron invitados por profesores del Invo, coinciden en que el edificio del Ifebo también requiere intervención inmediata.

Los maestros ven con preocupación que los estudiantes se expongan a los peligros que representan los edificios dañados y esperan que las autoridades le presten atención al problema.