Quetzaltenango

Organizan primera exposición fotográfica de disección humana en Xela

Fotografías de prácticas efectuadas en el laboratorio de anatomía humana del Centro Universitario de Occidente (Cunoc) son exhibidas en la exposición fotográfica El Renacimiento de la Disección, la cual se lleva a cabo en el Centro Cultural Efraín Recinos, zona 2 de Quetzaltenango.

Por María José Longo

La exposición se desarrollao en el Centro Intercultural Efrain Recinos, zona 2 de Xela, y estará abierta al público hasta el 29 de junio. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
La exposición se desarrollao en el Centro Intercultural Efrain Recinos, zona 2 de Xela, y estará abierta al público hasta el 29 de junio. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

La muestra, que pretende  ser una guía para estudiantes de medicina y otras carreas de ciencias médicas o de investigación, surge como iniciativa de Adriana Cifuentes, médico y fundadora del laboratorio, quien fue apoyada por otros catedráticos del centro y siete médicos que colaboraron en las disecciones.

Cifuentes comentó que  la exposición, que se organiza por primera vez, fue inaugurada el pasado 3 de junio y estará abierta al público hasta el 29 del presente mes. Cuenta con 32 retratos del fotógrafo Harry Díaz, quien tomó seis mil fotografías en los últimos tres años.

Médicos y estudiantes del Cunoc, junto al alcalde de Xela, Luis Grijalva, inauguran la primera exposición fotográfica de disecciones en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Médicos y estudiantes del Cunoc, junto al alcalde de Xela, Luis Grijalva, inauguran la primera exposición fotográfica de disecciones en Quetzaltenango. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

“El trabajo empezó ennoviembre del 2013, cuando fue inaugurado el laboratorio de anatomía. Las fotografías tienen como objetivo convertirse en un manual guatemalteco de anatomía, ya que hasta ahora estos provienen de otros países, en especial de Estados Unidos. Además, ayudaría en la formación de estudiantes de medicina o de otras carreras relacionadas como investigación criminal y forense”, explicó  Díaz.

Recordó que el laboratorio de anatomía del Cunoc comenzó a funcionar en  el 1994, cuando los estudiantes recibían el curso practico con órganos y vísceras de animales y con videosde anatomía.

En el 2006, para mejorar la formación de los estudiantes, empezaron a organizar intercambios con la Universidad Autónoma de Santa Ana, (Unasa) de El Salvador, para que conocieran laboratorios de anatomía y tuvieran la experiencia de esta materia en cadáveres. En ese mismo año se hicieron gestiones para que se adjudicara un aula. Tres años después se accedió a la solicitud sin presupuesto para el laboratorio.

Médicos que contribuyeron en las disecciones, durante su trabajo en el laboratorio de anatomía del Cunoc. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Médicos que contribuyeron en las disecciones, durante su trabajo en el laboratorio de anatomía del Cunoc. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

“El deseo de  enseñar con calidad nos despertó el deseo de hacer la gestión y tocar puertas. La Embajada de Alemania apoyó la iniciativa de construir un  laboratorio de anatomía y en julio del 2011 fue inaugurado; sin embargo, aún faltaba la segunda parte, que era contar con cuerpos humanos”, explicó Cifuentes.

Donación

En Julio de 2013 falleció Vera, una misionera, quien dejó explícito en su testamento el deseo de que su cuerpo fuera donado para contribuir con la formación de los futuros médicos. El hijo de la mujer contactó a Cifuentes para darle la noticia. Después de una lucha por parte de Cifuentes y otros médicos, se reunieron los requisitos y autorizaciones para que el laboratorio tuviera el primer cuerpo.

Meses después, el hijo de la misionera conoció a Raúl, un recluso, quien estaba desahuciado y arrepentido por los desaciertos durante su vida. Un pastor le contó sobre el acto heroico de la misionera de donarse a la ciencia y Raúl consideró que sería una manera de aportar a la sociedad después de su  muerte.

“En un principio el aprendizaje de las ciencias anatómicas era con libros y unos pocos huesos, pero no con las condiciones reales y verdaderas de la educación superior de otras latitudes como Europa, México y Estados Unidos, donde el aprendizaje es a la par de cuerpos inertes que en el ocaso de su vida optan por donarse para que los futuros médicos y cirujanos tengan la oportunidad de observar, sentir y estudiar cada uno de los sistemas que nos permiten vivir, pero nada sucede por casualidad y ahora Vera y Raúl nos dejan una enseñanza de contribución a la ciencia y nosotros todo nuestro respeto a ellos”, resaltó Cifuentes.

Médicos que contribuyeron en las disecciones, durante su trabajo en el laboratorio de anatomía del Cunoc. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Médicos que contribuyeron en las disecciones, durante su trabajo en el laboratorio de anatomía del Cunoc. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

“Es un gusto contar con esta primera exposición fotográfica de anatomía humana y su disección. Este evento no sería posible sin la valiosa colaboración del laboratorio de anatomía humana del Cunoc. Esperamos que esto se pueda realizar en Centroamérica y otros países”, dijo Manuel Díaz, presidente de la Asociación Médica de Quetzaltenango.

Los organizadores comentaron que por respeto a los cadáveres que fueron donados están prohibido tomar fotografías de la exposición.