Quetzaltenango

Ministra comprueba precariedades en hospitales de Xela

La crisis hospitalaria que existe en todo el país fue evidenciada en una visita que hizo la ministra Lucrecia Hernández al Hospital Regional de Occidente (HRO).

Por María José Longo

La ministra Lucrecia Hernández visitó el Hospital Regional de Occidente. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
La ministra Lucrecia Hernández visitó el Hospital Regional de Occidente. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Hernández constató que el HRO tiene deficiencias. Además, que personal médico envía a los pacientes a efectuar exámenes de laboratorio a instituciones privadas, cuando se pueden realizar en ese centro asistencial.

La ministra refirió que buscan un incremento en el presupuesto para este departamento. Hernández también hizo un recorrido por el Hospital de Especialidades Rodolfo Robles.

“En el HRO una de las preocupaciones principales es el abastecimiento. El hospital ha tenido proveedores que no han terminado de despachar todo lo que se requiere, hay procesos administrativos que no han permitido ejecutar como quisiéramos en este lugar y que se le abastezca como debiera. Hay otros aspectos de mantenimiento e infraestructura necesarios, se plantea la posibilidad de un proyecto de sustitución de elevadores”, comentó la funcionaria.

Agregó que es evidente la falta de espacios físicos en el hospital, por lo que busca gestionar que el espacio donde funcionaba el comedor solidario sea entregado para un albergue y otros servicios.

“Nos dimos cuenta de la sobresaturación en el intensivo de recién nacidos y nos preocupó ver que a algunas personas se les estaba enviado a hacer exámenes de laboratorio fuera del hospital, cuando se pueden hacer dentro. Cuando no hay y se niega la atención al paciente pues se puede explicar, pero si los servicios y laboratorios están no tendríamos por qué decirle que no al paciente”, enfatizó.

Hernández también comprobó el hacinamiento de pacientes y señaló que podría tratarse de un problema de comunicación interna o conductas con malas intenciones para beneficiar intereses en el sector privado, lo que ameritaría una sanción.

Adrián Chávez, viceministro técnico, afirmó que hay canales de denuncia para estos casos, que son sumamente importantes y que además se debe investigar la causa y hacer correctivos para erradicar la práctica.

“Es importante tener contacto con la gente para poder retroalimentarnos, la fiscalización social es sumamente importante no lo vemos como una amenaza sino como una fortaleza, para saber en qué estamos fallando y que podemos hacer para mejorar”, recalcó.

Ampliación

Chávez detalló que se busca para el 2018 un incremento en el presupuesto, que beneficiaría al área de Salud, HRO, Hospital Rodolfo Robles y Hospital Nacional de Coatepeque.

El presupuesto de salud que se destinó a Quetzaltenango fue de Q301 millones 571 mil 160, y que para el próximo año se prevé Q372 millones 646 mil 738.

El incremento mayor seria para el área de Salud, que se busca un aumento de Q73 millones a Q120 millones; el HRO de Q154 millones a Q163 millones; y en el Rodolfo Robles de Q19 millones a Q28 millones. 

Durante su visita Hernández comprobó las deficiencias en los hospitales. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Durante su visita Hernández comprobó las deficiencias en los hospitales. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

“Ha habido un rezago de mucho tiempo, con los puestos y centros de salud el país solo podría cubrir a 6.5 millones de personas, que es la población que Guatemala tenía en 1975, es decir que nos tenemos que poner al día de 40 años en los que nunca creció la red de servicios. A esto hay que agregarle que los ya existentes se fueron deteriorando”, puntualizó Hernández.

La funcionaria también escuchó a los directores de los hospitales de Quetzaltenango, así como al director de área de Salud, quienes presentaron informes sobre el estado financiero y la situación de los servicios de salud.