Quetzaltenango

Pacientes del HRO viven drama por falta de quirófanos

Desde que concluyó la construcción del área de quirófanos del HRO, en la ciudad de Quetzaltenango, hace dos años, tres de estos no pueden ser utilizados debido a deficiencias, y mientras el caso es investigado los pacientes deben esperar meses por cirugías.

Por María José Longo

En una pizarra se programan las cirugías en el HRO; sin embargo, muchas no se efectúan. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
En una pizarra se programan las cirugías en el HRO; sin embargo, muchas no se efectúan. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

“Me dijeron que la operación podía ser hasta dentro de tres meses o más. Yo no podía esperar ese tiempo”, relató Marielena Carranza, de 70 años, quien necesitaba una cirugía del útero. En junio último, sus hijos decidieron hacer un préstamo para pagar la operación en un hospital privado.

“Se imagina cuánta gente espera y aguanta dolor. Estoy segura de que ellos — los médicos—  se desesperan tanto como nosotros, porque no pueden operar aunque quieran hacerlo”, dijo Carranza.

El drama de la mujer se repite en cientos de pacientes del Hospital Regional de Occidente (HRO). Los médicos tienen una pizarra en la que anotan las cirugías que harán cada día, pero aunque desearían poner fin al dolor de los enfermos, no lo pueden hacer.

Un paciente tenía programada el miércoles último la cirugía para las 8.30 horas y a las 11 aún no había sido llevado a la sala de operaciones.

En los quirófanos deben dar prioridad a las urgencias, y las cirugías programadas deben esperar.

El temor de los médicos es “que la situación se complique”, comentan algunos profesionales que prefieren omitir su nombre.

Al fondo del área de quirófanos se observa un espacio que conduce al sector donde se hallan los tres cuya infraestructura está dañada. El lugar es parte de una investigación del Ministerio Público. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
Al fondo del área de quirófanos se observa un espacio que conduce al sector donde se hallan los tres cuya infraestructura está dañada. El lugar es parte de una investigación del Ministerio Público. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Giovanni Ortega, director del hospital, aseguró que se da seguimiento al caso y se ha solicitado al Ministerio Público que anticipe la recolección de las pruebas para que ese espacio clausurado por   investigación pueda ser reparado.

Ortega explicó que el proyecto abarcaba 11 quirófanos y la planta de tratamiento de aguas residuales, a un costo de Q5 millones 400 mil. La planta es utilizada, aunque tiene algunos problemas técnicos que causan malos olores. En el caso de los tres quirófanos, su uso es imposible por los daños en las paredes, y los restantes son usados aunque ya hay desprendimiento de pintura, detalló.

Área fue clausurada

El sector de los quirófanos en la planta baja del hospital está clausurado porque es parte de una investigación del MP, y el espacio no puede ser utilizado mientras no    concluyan las pesquisas y sean reparados los daños. La última vez que el hospital contactó a la constructora fue en el 2016.