Quetzaltenango

Persiste el flagelo de la violencia sexual en Quetzaltenango

El aumento de casos de abusos sexuales causan alarma en varios sectores de Quetzaltenango, que exigen acciones para detener ese flagelo, que en su mayoría afecta a las mujeres.

Por Carlos Ventura

En la clínica de atención a la víctima del HRO, ha activado 59 casos de abuso sexual. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
En la clínica de atención a la víctima del HRO, ha activado 59 casos de abuso sexual. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Las activaciones del protocolo de abuso sexual en el Hospital Regional de Occidente (HRO) suman 59 de enero a junio.  El 98% de casos son de mujeres.

Dalma Juárez, trabajadora social de la clínica de atención a la víctima, explicó que el protocolo se activa por sospecha. Señaló: “Tenemos un promedio de tres casos por  semana. Las víctimas que tenemos registradas oscilan desde los 10 a los 19 años”.

Según Juárez, el 50 por ciento de víctimas son originarias de la cabecera y otros departamentos, y la otra mitad reside en municipios del norte de Quetzaltenango —área  mam—.

Mirtala Mayén, psicóloga de la referida clínica, dijo que trabajan en dos casos confirmados, uno de una menor de 2 años y otro de una mujer de 68.

Dalma Juárez, trabajadora social del HRO

Desde que se abrió la clínica hemos visto un aumento de casos, pero no tenemos registros aún”. 

Explicó que el daño psicológico que se causa a las víctimas de abuso sexual es irreversible. Las aparta de la sociedad, las aleja de sí mismas, se deprimen, les genera cambios en la vida, ansiedad, decepción en los estudios y se vuelven rebeldes, afirmó.

“Vemos que la patología de los agresores sexuales señala que son personas que tienen un daño emocional y no les importa la edad de sus víctimas”, añadió.

Solicita información

Flor Gómez, delegada de la Procuraduría de los Derechos Humanos, dijo que es preocupante que se registren casos de abuso sexual contra menores y mujeres mayores,  por lo que solicitaron información y el tratamiento ofrecido.

“Es importante resaltar que, con los datos que tenemos, diríamos que a nivel departamento estamos en los mismos números que el año anterior”, manifestó.

Gerson Marroquín, de la organización Jóvenes Activos, dijo que es necesario que el Estado implemente estrategias de educación en el área rural, donde más casos de abuso sexual se registran, sobre todo en menores de edad, y donde los victimarios, en algunos casos, son familiares.