Quetzaltenango

Quetzaltenango: jóvenes dan segunda oportunidad a perrita

Body fue atropellada cuando tenía un mes de nacida. La lesión que sufrió en la columna le impediría moverse como cualquier perro, pero se encontró con jóvenes de una organización quienes le han facilitado que vuelva a correr

Por María José Longo

"Body" se moviliza en una "silla de ruedas" después de que fue atropellada. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
"Body" se moviliza en una "silla de ruedas" después de que fue atropellada. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

Integrantes del grupo “Mi voz por la tuya” decidieron que Body tenía derecho de correr y jugar como el resto de perros, fue así como le construyeron un andador con ruedas, con el que ahora se moviliza.

Hace nueve meses una llamada alertó a “Mi voz por la tuya” de una perra que había sido atropellada. Las fotografías eran poco esperanzadoras pero no desalentaron a los jóvenes quienes llevaron a Body con el veterinario, este les explicó que la lesión era en la columna vertebral por lo que la paciente necesitaría mucho cuidado para su recuperación, y los jóvenes asumieron el reto.

Luis Pedro López, voluntario

“Muchas personas cuando conducen no tienen cuidado con los perros, les da igual y no respetan la vida de los animales, incluso hay quienes hasta lo hacen intencionalmente, les gusta lastimar a los animales. El problema de los perros callejeros a muchas personas les molesta, pero no es culpa de los animales sino de los dueños irresponsables, por eso es necesario sancionarlos”..

“Recuerdo que tenía las patas traseras totalmente dobladas, la llevamos al hospital y el doctor nos comentó que teníamos que tener mucha paciencia, en el accidente le fisuraron la columna por lo que no puede caminar normal. Pero para que un día se recupere necesita la silla de ruedas, hidroterapia y vitaminas, ahora tiene 10 meses y se está recuperando”, afirmó Ruby Rodríguez, quien pertenece a la organización.

Body es una perrita cariñosa y juguetona, así la describen sus rescatistas, a pesar del accidente intenta hacer todo lo que hacen los perros de su edad. Hace dos meses debido a que crecía ya no usar usar su primera silla de ruedas, lo que significo ya no salir de paseo o a jugar con los demás perros, por esta razón uno de los voluntarios le fabricó una nueva silla con la cual se moviliza.

A Luis Pedro López, de 23 años, voluntario de la agrupación, le llevó una semana fabricar la silla, para la cual utilizó tubos PVC y las ruedas de una bicicleta de niño.





“Fue difícil por las medidas pero me daba mucha tristeza tenerla encerrada o que se lastimara las patas cuando intentaba caminar, con la silla de ruedas ya puede ir a pasos y pedales para que la conozcan y así en un futuro la adopten”, expuso López.

Body está en busca de familia ya que desde el accidente los voluntarios la han cuidado y protegido, encontrarle un hogar definitivo le daría la oportunidad a otro perro de tener un hogar temporal, para su cuidado. Necesita pañales desechables, concentrado y terapias, entre otras acciones para las cuales los voluntarios piden colaboración.

Dos años y medio de trabajo

“Mi voz por la tuya” está conformada por 30 voluntarios que se encargan de rescatar perros lesionados, en su mayoría atropellados. En algunos casos están en muy malas condiciones o han sido maltratados, después de rescatarlos los llevan al veterinario y después se encarga de su recuperación para que luego puedan ser adoptados.

El grupo de voluntarios junto a Body, la perrita callejera que rescataron. (Foto Prensa Libre: María José Longo)
El grupo de voluntarios junto a Body, la perrita callejera que rescataron. (Foto Prensa Libre: María José Longo)

La agrupación surgió hace dos años y su finalidad es cambiar la vida de los perros que sufren.

“Nos unimos para apoyar a perritos de la calle porque vimos que hay muchos animales que se encuentran en situaciones precarias, todo surgió al ver tantos perros maltratados y abandonados, así surge nuestra convicción de querer ayudarlos, a pesar de que no contamos con muchos fondos”, dijo Rodríguez.

Luis Pedro López, voluntario

“Fue difícil por las medidas pero me daba mucha tristeza tenerla encerrada o que se lastimara las patas cuando intentaba caminar, con la silla de ruedas ya puede ir a pasos y pedales para que la conozcan y así en un futuro la adopten”.

Para obtener recursos los jóvenes venden pasteles, playeras y botones, entre otros productos. Los domingos se reúnen en pasos y pedales para que las personas conozcan a los perros que están en adopción y así puedan tener una familia.

El voluntariado es importante para la agrupación y por ello invitan a las personas que deseen a unirse a que escriban a su página de Facebook. 

“Muchas personas cuando conducen no tienen cuidado con los perros, les da igual y no respetan la vida de los animales, incluso hay quienes hasta lo hacen intencionalmente, les gusta lastimar a los animales. El problema de los perros callejeros a muchas personas les molesta, pero no es culpa de los animales sino de los dueños irresponsables, por eso es necesario sancionarlos”, añadió Lopez.