Quetzaltenango

Ríos reciben aguas residuales de hospitales y empresas en Xelajú

El 64% de establecimientos de Xelajú que generan aguas residuales de tipo especial carecen de plantas de tratamiento adecuadas. Algunos de estos son hospitales, tenerías, y otro tipo de industria, según resultados de una consultoría contratada por la comuna.

Por María José Longo

El río Seco, que atraviesa varias zonas de Xela, recibe gran cantidad de aguas residuales, en especial de tenerías.(Foto Prensa Libre: María Longo)
El río Seco, que atraviesa varias zonas de Xela, recibe gran cantidad de aguas residuales, en especial de tenerías.(Foto Prensa Libre: María Longo)

Roberto Galindo, director de Drenajes de la municipalidad, informó que las empresas descargan las aguas residuales sin tratamiento, y otras lo hacen, pero no de manera adecuada, pues no cumplen con el manejo de metales pesados.

“La concentración de metales después disminuye porque se diluye con las aguas domiciliares, pero las empresas deben cumplir para no causar mayor impacto negativo”, señaló Galindo.

La consultoría es parte de los estudios de la comuna para la construcción del sistema de tratamiento de aguas residuales. Además de la caracterización de esos desechos, también se determinó el tipo adecuado de planta de tratamiento y el terreno en el que debería construirse.

La primera parte de la planta debe estar lista para el 2019, al igual que en los demás municipios.

“La comuna enfocará sus esfuerzos en tratar las aguas residuales de tipo doméstico y las de tipo especial se solicitará a las empresas que las traten antes de descargarlas a las municipales. Este año se notificó a un grupo de 180 empresas que deben cumplir”, dijo Galindo.

Wálter Ramírez, consultor en Ingeniería Sanitaria.

En Quetzaltenango hay varias industrias, sobre todo las tenerías, que producen aguas industriales diferentes a las de un comercio común o vivienda”.
 

Una encuesta determinó que la mayoría de firmas trata de manera inadecuadas las aguas residuales. Aunque la comuna no cuenta con un registro actualizado y preciso de las entidades que producen aguas residuales de tipo especial, Galindo estima que superan las mil. Se espera que el próximo año cuenten con una lista actualizada.

Wálter Ramírez, consultor  en Ingeniería Sanitaria, coincidió en que el  tratamiento que se da a las aguas residuales de tipo especial no es el adecuado, ya que en muchos casos solo  se cuenta con una fosa séptica que carece de los requisitos del Ministerio de Ambiente.

“Las repercusiones son muchas pero la principal es el  riesgo para la salud, pues es causante de enfermedades gastrointestinales, en especial cólera, amebiasis, parásitos, entre otros. Además, el agua descargada consume oxígeno y causa malos olores en los ríos”, resaltó Ramírez.