Quetzaltenango

Sospechan que mujer mató a su hija y luego se suicidó

Vidalia Vicente, de 26 años, y su hija, Paola Mazariegos Vicente, 4, fueron localizadas muertas en su habitación, en San Carlos Sija. Se cree que tomaron veneno.

Por Carlos Ventura

Fotografía de Vidalia Vicente Mazariegos y su hija Paola Foricelda Mazariegos Vicente, en vida. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Fotografía de Vidalia Vicente Mazariegos y su hija Paola Foricelda Mazariegos Vicente, en vida. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

De acuerdo con las primeras investigaciones, Vicente obligó a su hija a tomar sulfuro, un veneno utilizado en la agricultura, que luego ella bebió para quitarse la vida; sin embargo, ese extremo está por  ser confirmado por las autoridades.

Yosbelin Mazariegos Alvarado, 23, padre de Paola, comentó que se separó de Vicente hace tres años, pero que mantenía comunicación con ella, por lo que no se explica por qué tomó esa decisión.

“Es muy triste lo que pasó. Será difícil superarlo, porque a pesar de que no estábamos juntos manteníamos comunicación por mi hija”, comentó.

Mazariegos, quien trabaja en una ferretería, dijo que hasta el miércoles último se enteró que su expareja tenía siete meses de embarazo.

Añadió que la tarde del miércoles último parientes de Vicente las vieron recostadas en la cama, pero pensaron que estaban durmiendo. Minutos más tarde determinaron que estaban muertas, por lo que alertaron a las autoridades.

“Fue muy doloroso verlas abrazadas y muertas sobre la cama. Es una imagen que jamás olvidaré.  A mi criterio, ella –Vicente- le dio primero el veneno a la nena y luego se lo tomó”,  dijo Mazariegos. 



Fiscales del MP llegan al Inacif de Quetzaltenango, para recabar más información sobre la muerte de  Vidalia Vicente Mazariegos y su hija Paola Foricelda Mazariegos Vicente. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)
Fiscales del MP llegan al Inacif de Quetzaltenango, para recabar más información sobre la muerte de Vidalia Vicente Mazariegos y su hija Paola Foricelda Mazariegos Vicente. (Foto Prensa Libre: Carlos Ventura)

Era tejedora

Emitelio Mazariegos, hermano de Vidalia, lamentó lo sucedido y dijo que no les había comentado sobre algún problema; sin embargo, la muerte de su sobrina y del bebé que estaba por nacer le causa mucho dolor.

“Mi hermana trabajaba como tejedora y nunca la veíamos enojada o sin deseos de vivir. Siempre mostró amor por la vida”, afirmó.

“Aquí sucedió algo inexplicable. No sabemos qué pasó y solo Dios tiene las respuestas. Ella llevaba una vida normal”, comentó.

Fiscales del Ministerio Público (MP) efectuaron las diligencias en la vivienda de Vicente y consideran que las fallecidas habrían ingerido sulfuro, un componente químico que se utiliza en la agricultura. 

Médicos del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) tratan de determinar las causas de las muertes, mientras los vecinos del sector están consternados por el hecho.